Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

UNO NUEVO

>> martes, 11 de noviembre de 2008

Autores varios que colaboraron:
Ricardo
Javier
Una mujer

¡Quiero perder mi consciencia
Basta ya de cafés!
Encarcelar mi ego entre las sábanas
Hasta pudrirlas
Tornarlas de otro color
Con mi vida
Teñirlas de rojo pasión
Con mi sangre
Revestirlas de cuerpo inerte
La morgue en mi casa
Desde que cerré la puerta
Y me incomuniqué con el exterior
¡Qué muerte más dulce y perecedera!
Cada noche muero entre arrugas
Pliegues caprichosos, bocanadas
Humo antes de la ceniza
Holocausto de legañas
Campo minado por la vagancia
¡Quiero tornar a mi trinchera!
Volver a ver a la mujer que nunca tuve
Y volver a ser lo que nunca fui
Un guerrero en tiempos de paz
Acallar mi tristeza
Con fuego de metralla
Tuerto entre miradas
¡es que no puedo decir nada!
Acallado por el fragor de la batalla
Solo entre mis compatriotas
Flor sin espinas, batalla ganada
Entonces despierto
Y vuelvo a ser quien soy
Una cucaracha que se esconde de pisadas
En esta sociedad deshumanizada
Me repito como las sombras
Solo soy eso, posos de café
Recuerdos del pasado
Desechos de un humano
Que quedan como huellas estampadas
En el calor de las sábanas
¡Me gusta y me odio!
Mi cuerpo, que ha ido mutilándose por la tristeza
El olor amargo de un sudario
Recuerdo vacío de un pasado
Del que me siento esclavizado
Olvidando cada uno de mis huesos
En el lecho eterno de mis sueños
Y sin embargo ¡cómo palpitan mis venas!
¡Cómo las siento!
Son los fantasmas de mi castillo
Son las leyendas de una tierra
A la que nunca he pertenecido
El estiércol que las alimenta
El estiércol que las envenena
Luces que fulguran como luces de verbena
Música fúnebre para una marioneta
11 – 11 - 08

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP