Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

A RICARDO (OTRA VEZ, POBRECITO)

>> lunes, 15 de diciembre de 2008

¡Cuánta estima derrocho a cuenta de ningún banco!
De nuevo quiero escribir y tengo los dedos parados
Mas, saben la tarea que deben de cumplir
y, sin embargo
temen pasarse de los cálculos estimados

Párpados
La habitación del desaparecido
Nadie sabe donde está
Para la humanidad perdido
No para los demás

Pestañea hasta encontrarle en un fundido en negro
Fíjate bien, porque esa imagen no se volverá a repetir
Tan perfectamente delineada
Ahí esta
Es un cuerpo hecho todo de tiempo
Por sus venas brota café
el corazón de su color no reniega

Quien de mí seguro esté
No necesitará sobrepasar tantas puertas
Que yo todas las abriré
Con la misma llave
Y sin embargo ¡cuánto ruido a mi alrededor!
Yo, que buscaba ser un farero mayor

Calla la noche pero alguien continúa en vela
Y eso a los niños tranquiliza
Tener la esperanza de que el mundo no duerme
Saber que el mundo se responsabiliza
Que la gente es consciente y, en su inconsciencia despierta
El que se agita ajos come
Y no le escuece, por tanto no llora
Sirena de los taxistas
Que en su periferia la radio les sirve de termo
La conciencia no mermo porque no duermo
Aunque la habilidad no se agiliza

Descansen los impuros de corazón
Que creen haber rematado el día
En la estocada final de un plantel lleno de rosas
Donde no se oyen vítores aunque sí alguna risa
La que creen que no es más que una viva sonrisa
Y que no les tranquiliza
Pero duermen

Destacados condecorados
De las Artes y las Ciencias
Si Ramón Menéndez Pidal supiera
La perfección que alcanzan los buriles
En manos tan privilegiadas
Hablaría con los microscopios
Y estos mudos quedarían
Esperando a don Santiago
Que yace fresco en su tumba

¿Quién araña aquellas placas metálicas
Y despierta a las fieras en la noche?
Aquel que sabe
Que solo algunos oídos escuchan
Los de sonido más suave
Los de más amplias ondas
Al lado de él permanecen
Atentos a cada clavada de arrastre en punta seca
Y el aguafuerte abren en los lavabos
Para no escuchar tan terrible música.

Yo, digno de mencionar y no de mención
A los pregoneros de los pueblos habla
Y su clamor alza en pos de una figura
¡Ahora, desde tu estrado, no te levantes!
La gente masculla
Desconoce a tal personaje
Y a quien lo pronuncia
Pronto les levantaremos de sus butacas
¡Oh, gran Ricardo!
¡Unámonos con otros en esta nuestra cruzada!
15 – 12 - 08

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP