Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

Sueños de seductor

>> domingo, 25 de enero de 2009

Escribo esto con un tanto de melancolía… Pienso que la vida está llena de ilusiones de las cuales chupamos (o nos chupan ellas a nosotros, eso nunca lo sabremos) y que de pronto se desvanecen. El problema radica en que sabemos que son vanas ilusiones pero creemos ser una nueva generación que las va a superar… y no es cierto. Yo soy escritor porque creo en la fantasía que me dan los pinceles. Yo soy ilusionista porque creo que la gente puede ver con mi objetivo. El problema es que no soy director, que nunca lo seré. El problema es que yo soy el problema, que de niño trataron de quitarme los pájaros de la cabeza que ahora revolotean sin miedo a ese carcelero que los iba a desplumar de un golpe seco. ¿Por qué todo esto? No sé, fue bonito mientras duró, ha sido una grata experiencia. Tenía un guión en mis manos, un guión lleno de otras ilusiones. Se confiaba en mí y ahora siento haber defraudado a los que en ellos depositaban mis esperanzas de supervivencia, de sacar un proyecto adelante porque el cuadro ya no es el mismo. ¡Esto lo sé siempre, que una idea cambia de la cabeza al lienzo! Pero en el cine creía que, habiéndola visto visualmente, sin mediación de conjeturas mentales, podía crearse. Unas cuantas tomas de lo que se había podido grabar. El resultado era mucho mejor de lo que esperaba, pero las condiciones climáticas, humanas, de tiempo y de espacio comenzaron a fallar. Solo pude ver el cuerno del rinoceronte, lo más preciado, pero sin el resto de su cuerpo, sin esa piel áspera, curtida, oficio que deberíamos de desgranar, nada había existido salvo en nuestros intelectos. El guión era “Wagner-Mendelssohn-Gaza” y aunque el título sonara a “Vicky Cristina Barcelona” brotaba de un ingenio en otra escala pero de Woody Allen. No somos las nuevas juventudes políticas que, al fin y al cabo, es lo que todo mueve, pero soñábamos con aportar un granito de arena a un mundo que cada día nos tratan de convencer de que morirá: toda una existencia humana perecerá bajo un Apocalipsis en crescendo que ni siquiera se parecerá al del Juicio Final de Miguel Ángel. Ya está. Trataremos de salir a flote, salvar una asignatura sacrificando unas ideas que necesitan de cosas adversas… Eso es todo. Siento lástima pero, al fin y al cabo, me siento compañero, camarada como dirían los rusos comunistas, y si hay que salir del paso, se sale. Pronto tendrán noticias de mí. No soy un profesional pero valoro esta oportunidad que se me ofrece porque la confianza es mutua. Quiero a esta gente y espero que ellos me quieran a mí. Odio mi vida porque solo puedo regarla de optimismo pero nunca veo unos hechos que me auto-exijo al ver un futuro laboral cada vez más cercano, al ver que crezco y me separo de la tutela familiar, que debo emprender un vuelo que está tardando demasiado en efectuarse, que parece que voy patita a patita, como los gorriones: a saltitos. Que muchos soñamos como Garci con los westerns de Ford pero que finalmente acabamos haciendo el cine de Garci, que yo admiro pero que resulta incomprendido… Ford ha muerto, Lang ha muerto, Buñuel ha muerto, Dalí ha muerto. ¿Carcamal? De acuerdo, lo afirmo, pero en este sentido afirmo que el cine ha muerto, que cualquier tiempo pasado fue mejor, que hay otro cine pero que en definitiva no me gusta.
Seguiremos trabajando. No perdamos la esperanza, porque espero que más tarde nuestros esfuerzos serán recompensados. No estamos aquí de paso.

Sésil Démil
Madrid gris 25 – 1 – 09

1 comentarios:

R. Tourón 25 de enero de 2009, 22:12  

[...]no estamos aquí de paso[...]
pues claro que no sólo estamos de paso, cada día cambiamos un poco el mundo, aunque sólo sea la parte de mundo que nos rodea; simplemente por eso ya merece la pena...

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP