Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

EL TESTAMENTO DE ORFEO: LA DEMOSTRACIÓN NARCISISTA DE UN MAESTRO

>> domingo, 8 de febrero de 2009

“El cariño de una madre será peligroso para un camino como artistas”

Amigos Comunes. De Oca A Oca: Modigliani, Diaghilev, Satie, Picasso, Luis Miguel Dominguín, Charles Aznavour.

Es curioso que el señor Cocteau concibiese una película con un título tan peculiar poco tiempo antes de dejarnos. Es curioso que repasemos su vida interior en su poesía surrealista y su exterior con sus amigos, su película Orfeo y algunas de sus obras. Es todo muy curioso, pero lo es más que se proclame protagonista en un mundo donde parece que el tiempo y el espacio nunca van de la mano. Señor Cocteau ¿por qué decide aparecer como usted mismo, señor Cocteau? Quizás algunos le consideren como un señorito, un dandy, un artista que cuesta imaginarle manchándose su ropa impecable, pero eso es seguro por envidia. Es un ejemplo del buen gusto occidental, del saber estar ante una película que él mismo concibe y por la que desfilan sus ideas… Es hermoso encontrar un tipo de cine que se dirija tan directamente a aquellos que quieren soñar y que algún día representarán al mundo… Aún hoy les estoy esperando, pues suelen equivocarse de derroteros y hacerse esnobistas, cuando pueden llegar antes por caminos menos pedregosos y perjudiciales. A la gente le cuesta mostrar su fachada pero todavía la niegan más cuando se crean otra distinta, cuando se presentan como genios ante un público poco acostumbrado a demostraciones de tal efecto. Sin embargo, es de agradecer, repito, el gusto que tiene en todo momento, desde la música de Orfeo y Eurídice que tanto rememora mi pasado con mi padre y sus partituras de flauta hasta el gusto de sacar por un momento a Yul Brynner del oeste, de tiempos históricos o de serie negra para hacerle pasar por funcionario que viste como tal, a Picasso como Picasso, rodeado de UNA PARTE de su familia, que se pierde en la memoria de los que no hacemos un doctorado sobre su vida y, por último, la muestra de un Edipo que más fácil no podía haberse concebido para una idea tan compleja en escenario: ojos sangrados de carmín sobre párpados. Los escenarios son todo un lujo para el blanco y negro y la actitud extremadamente sensible que demuestra el autor frente a los actores dignifica toda postura sexual que remita a los excesos artísticos (y no se me acaloren pues también me refiero al opio) que tanto le trajeron de cabeza.

Sésil Démil 8 – 2 - 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP