Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

MINOTAURE II

>> domingo, 8 de febrero de 2009

A ti, Minotauro que me lees
Que conoces el falso rol que te he asignado
Creo en ti, Dios Mío,
Representación terrena de toda divinidad
Mesías edificado sobre agua, de muros de fuego
A ti, hombre frío a tempestades y cálido a cariños
A tí, minotauro querido, debo admiración infinita

Tú que no buscas en las fuentes relajantes
Para encontrar la serenidad
Tú que no sufres accesos de paroxismo
Tú que con los ojos abiertos vigilas el mundo
Tú, eterno Minotauro
A ti te admiro
La gente te quiere, tu muerte no será en vano
Formarás parte de la fosa común de los grandes genios
Y los que esperamos abrir nuestro hoyo
Cantaremos tus eternas alabanzas en un inmenso coro
Apoyados en el mismo frío que ahora te hace más duro
La baranda que nos separa de tu espacio y el nuestro

Minotauro ¿cómo lo haces para no volverte loco en el laberinto?
Minotauro ¿cómo accedes a tu animalidad con el sexo y el alimento?
No comprendo cómo consigues dominar las fuerzas oscuras de tu cuerpo
Cómo mantienes separado de él la mente lúcida y de frío escudo
¿Cómo lo haces, amante racional que te entregas con embestidas blandas?
Tan solo, en el fondo de mi vida, en el de mi destino, deseo
Llegar adónde tú has llegado
Aún teniendo que pasar por mí el doble de años
Minotauro.

7 – 2 – 09

2 comentarios:

El barquero de cantillana 11 de febrero de 2009, 2:18  

Coño,hacia tiempo que no leía algo que me llamase tanto la atención, eso sí: EN INTERNET. Ya me explicarás todo lo que simboliza el dichoso minotauro, porque nunca le habia prestado mucha atención a esa figura.

putativus 13 de febrero de 2009, 1:30  

Quiero agradecerle en primer lugar, señor barquero, el interés que muestra por mi humilde blog. en segundo, contarle que se barajan diversas posibilidades de la creación del minoturo, pero que en conclusión por su temibley desaforada fuerza fué aprisionado en un laberinto que construyó Dédalo del que nunca supiese salir debido a su complicación de pasillos, etc. Este Minotauro, cabeza de toro, cuerpo de hombre, fué abatido por el muchachito que aquí nombro. es claro que no puede esconderse ni con laberintos un ser vivo tan furioso y que si los dioses habían cometido error al crearlo no podían taparlo con chapuzas de este tipo. Eso es todo lo que ha llegado a mis oídos. Recordemos también que Dédalo, padre era el padre de Ícaro, el señor de las alas de cera que desafiando su vuelo se acercó demasiado al sol mediante ellas, estas se derritieron y acabó ahogado en el mar. Añadiré un cuadro de Brueguel con esta historia, es una especie de Dónde está Wally... ¡A ver si das con él!

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP