Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

UNA PARTIDA DE CAMPO (El rodaje de Jean Renoir)

>> sábado, 28 de febrero de 2009




Cuando pedí la película de “Una Partida de Campo” de Jean Renoir en el kiosco, el dependiente me alcanzó un disco aparte del que ya venía en la película. “No sé cómo se lo han montado estos de EL PAÍS pero así va, con otro”. Pensé en un principio lo normal, que para solucionar el defecto habían precisado de otro DVD más para tener contentos a los lectores. Desde luego, aparentemente, no había diferencia entre las carátulas. Luego fue la sorpresa: al poner el primer DVD al azar, pensando que me los habían dado incluso repetidos, me encontré con otro título: “Un rodaje en el campo”. Parece ser que es una película inusual, mediometraje que por causa de fuerza mayor no pudo llegar a largo. El director marchó a América con la película inconclusa, por ello hay una especie de extraño salto al final, solucionado con un tosco cartel explicativo para comprender la historia que quedaba inconclusa en algunas tomas. ¡Ese disco de extras duraba más que la propia película! En él podemos ver la cantidad de tomas a las que fueron sometidos los actores, comprendemos que tras la magia del cine se encuentra la tortura de la prestidigitación, sus trucos, cómo los actores pierden el hilo y se equivocan al tener que decir lo mismo demasiadas veces, cómo aguantan solemnemente el físico a pesar de que alguna palabrota se escapa, cómo los niños al no estar controlados lo suficiente llegan a realizar gestos obscenos que se rematan en un escupitajo, etc. Es muy curioso este añadido sin el cual queda incompleta la película. Sylvia Bataille aparece en todo su esplendor, a pesar de su especial físico, y su marido hace un breve papel de cura (después ella se casaría con Lacan, el médico, y tendría dos hijos… ¡Vaya familia!). Me fascina la escena del columpio, con un fondo que confunde al espectador, pues la cámara se mueve con el cuerpo y perdemos la noción de si está dándose fuerzas para volver a surcar el aire o retrocede. Esos golpes de columpio me recuerdan a la voz de aquella cabaretera alemana que rugía como gata en celo cada vez que volvía a los estribillos de aquellas canciones tan salvajes. Son, como hálitos de fuerza, por así decirlo.
El trabajo de los dobladores españoles es todo un reto pues… ¿Cuándo se ha doblado el rodaje de una película? (tal y como se entregó a la cinemateca francesa por Pierre Braunberger- ¿les suena de Buñuel?) ¡Incluso tienen que toser cuando el tipo se atraganta y tienen que cortar para volver a repetirla…
Por otra parte, la película se considera un homenaje del hijo al padre Augusto, del que tanto aprendió de sus cuadros. Cada escena es una pincelada en blanco y negro de quien fue uno de los exponentes del impresionismo de finales del diecinueve.
Interesante hallazgo del filme que podría concluir en su análisis con el siguiente diálogo entre los dos pillos que buscan encontrarse a solas con la madre y la hija:
- ¿Las abordamos por separado o en grupo?
- Esa gente son como los arenques… Viajan en grupo. ¡Inseparables!
- ¿Las abordamos por separado o en grupo? ¡Joder! ¿Y por qué vuelvo a preguntar?
- ¡CORTEN! ¡Ha vuelto a hacer la pregunta!

Sésil Démil 1 - 3 - 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP