Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

SUSPIROS DE ESPAÑA

>> domingo, 8 de marzo de 2009

Hace poco Sánchez Ferlosio afirmó que no le gustaba nada este país pero que no iba a irse a vivir a otro. Un país donde cualquier persona con memoria puede ser juez (para pasar el examen riguroso), donde los toreros devuelven los premios que les otorgan (José Tomás renuncia a su medalla de oro de Bellas Artes por entregarse este año a Francisco Rivera- ¡qué mala memoria, parece ser que fue este hijo y nieto de Ordóñez el que saltó a la plaza a auxiliarle cuando sufrió una de sus tantas cogidas!), tenemos una serie donde te cuentan “lo que pasó hace cuarenta años” y donde Imanol Arias traspasa su falso bigote a su también falso hijo Pablo Rivero- el ojo debe ser más rápido que el cambio de cámara- ¡otra dinastía, la de los Alcántara! En fin, para qué vamos a hablar del Arte: estamos empeñados en tirar por el suelo mitos como el de Goya (y su coloso) y donde no seremos tan vagos cuando seguimos teniendo obra, trabajando después de muertos: ¡Admiren a la pobre mujer de Manolo Millares zurciendo mallas! No sé, no sé… Parece también que, con razón, algunos comienzan ya a cabrearse del vacío patrio al que nos encontramos sometidos:
En la radio clásica, después de la pieza emitida, el locutor hace su epílogo de la
siguiente forma: “Y esto es una misa de difuntos como Dios manda y no esa .
paparruchada de Halloween que tratan de inculcarnos…”
Divertido y a la vez razonable.

Cómo alguien como Quevedo puede escribir un tratado sobre el pedo?

Cuando en su época no había carros sino carretas, mi abuela canturreaba la canción de la vaca lechera sustituyendo el Prado por Quevedo y con el rabo con un pedo. No andaba muy lejos aquella rima fácil de la realidad.
Paganismo político y retorno a los teatros (buscamos a otros que nos engañen mejor). Quevedo nunca engañó y ello le costó el cabreo supino de la reina con “su majestad es-coja”. Su “virtud” eran los “defectos” físicos de los demás. De Baltasar Gracián dijo que era un “poeta entre dos platos” haciendo referencia a las dos chepas que llevaba detrás y delante. Es claro que quien hace un elogio del pedo trata de hacer una discriminación positiva hacia lo desagradable en el hombre y lo hace más cercano…
Es esa España de los Lazarillos y no de los Garcilasos de la Vega (o de la polla como siempre dice mi padre criticando la pedantería del poeta soldado) la que mejor hace justicia.
Y, aunque los reyes y políticos de turno traten de borrar con sus órdenes, ya sea con destierros (Quevedo fue desterrado a Toledo y lo más cercano que estuvo a aquella orden fue metido en un carro con tierra toledana) o eliminación de carteles de calles que figuran como reseñas, aquello llamado cultura nunca dejará de existir, por mucho que les pese. Un país con sus menos que más, pero al fin y al cabo rico en una cultura que ¿estamos sabiendo aprovechar en estos tiempos? (tras años y años de usurería intelectual).
Ahora, la gente puede equivocarse escribiendo, no percatarse de su incultura, no verlo ni tan siquiera como algo malo, pues siempre tendrá a ese amigo virtual llamado Google que le dirá: “Quizás usted quiso decir…” ¡Yo sé perfectamente lo que quise decir cuando me pongo a escribir, por Dios!
“España habrá que levantarla aunque me caiga yo” digo siempre a mis amigos. Con esto de las becas, la gente se va a perderse durante un año olvidando que esos trescientos sesenta y cinco días forman parte de su carrera. Es triste, es lamentable, es indecoroso que yo tenga que llamar “viaje de placer” a algo que entra en un proyecto de carrera que se hace por gusto, que es totalmente vocacional: Bellas Artes. Sin embargo, yo solo puedo ver en estos viajes los lugares donde, los que posean dos dedos de frente, tracen su futuro destino de residencia… ¿Cómo vamos a crecer en riqueza si la gente que vale se nos marcha? Quizás si todos hiciésemos un poco de presión desde aquí se nos escucharía en un momento determinado… Bueno, lo mismo da, nada va a cambiar el curso de los acontecimientos… Qué lástima, estoy por hacer literal el título de una canción española que se refería a unos bollos de una cafetería: “Suspiros de España”.

Sésil Démil 8 – 3 – 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP