Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

BAJO EL TÚNEL

>> jueves, 18 de junio de 2009

Todavía no recuerdo cómo conseguí acceder a aquella estratosfera todavía inferior a la del famoso túnel de Briocadsi. Solo recuerdo andar y andar, lo importante era recordar cómo se salía. No me gustaba nada aquel ambiente. Otra gente parecía igualmente haber olvidado su motivo de su estancia y había, a diferencia mía, rehusado tornar a su lugar original anterior. Se les veía demacrados, con miradas que no reflejaban ningún interés de futuro. Resultaban abominables. Su hedor resultaba insoportable en aquel ambiente tan cerrado, tan intenso que había destruido toda capacidad de distinción de esencias. Les miraba y todos me resultaban iguales. Aquellas barbas les ocultaban en su vergüenza y los ojos los mantenían cerrados para evitar dar datos concretos. ¡Qué olor más envenenado! Miraba a sus axilas visibles en su integridad por unas camisas que no poseían ni mangas siquiera. Me miraban ¡me miraban acusándome, a mí, yo, que debía de estar dándoles vergüenza de ellos mismos, porque mírenme! ¡Mírenme! Esta ropa… ¿Esta ropa? Vale, verdaderamente no es un ejemplo, de hecho resulta igual de desastrada… Pero, por lo menos mi tez que ahora acaricio… ¡Mi barba! ¡Ese hedor, proviene de mí! ¿Dónde están todos? Quizás ese olor provenga de estas profundidades, quizás esté ahora confundido… Yo soy ese ser reprobable y ahora pierdo la conciencia…

18 – 6 – 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP