Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

Decir claritas las cosas

>> sábado, 6 de junio de 2009


No voy a ser tan benévolo como Boyero en su crítica a Almodóvar en Cannes. Bien, creo que a este señor le han dado hace poco el Honoris Causa (y digo creo porque, por una parte traté de leer el texto en un periódico de esos que pululan por la Facultad, los cuales tienden a hacer correr ríos de tinta más por los márgenes blancos y, en segundo lugar, porque en la fotografía más que Honoris parece un emperador chino.
Bueno, el otro día zanjé cuentas con la “cultura” y por fin pude ver “Todo sobre mi madre”. Que le hayan dado un óscar a este señor no me indica que sea sagrado (si bien se lo han dado a Pe, y no me parece mala actriz pero más que nada creo que lo han hecho por conveniencia de marketing). Esa imagen de chico que quiere ser intelectual con diecisiete años (el Azorín tendría algunos más, pero bueno, no vamos a meternos con las edades de los protagonistas) me resulta un tanto molesta cuanto por tópica tiene. ¿Qué es eso de leer a Capote, utilizar a Carlos Lozano y a Tenesse Williams y recitar a Lorca con una mujer que no se sabe si tiene menos claro su identidad o el color de su pelo? Creo que las referencias culturales hay que saber hacerlas bien y, a no ser que tomando de referencia un prólogo tan pobre se quiera hacer un paralelismo con la vida y la muerte y el alma, me parece innecesario e injusto. El joven, porque él lo vale, tiene derecho a equivocarse con sus primeros admirados, pero a Almodóvar se le ve el plumero, o, en este caso la pluma, citando a señores homosexuales reprimidos por la society (o sociedad para Lorca). Odio estas generalizaciones, yo no era así y quería ser buen escritor también con esa edad (y aún lo sigo esperando).
Volviendo al señor Ness, aquello de lo intocable creo que no resulta justo, y más cuando el mismo señor habla de libertad de expresión. Creo (a mi juicio y el de un compañero que me transmitió la noticia de la crítica que ha levantado polvaredas) que el criticón no lo es, que incluso le hace bastante la pelota, de modo que ello demuestra que este señor está bien poco acostumbrado a que le toquen la moral (con educación, no como yo que no tengo perdón del cielo ni me cae un trueno ni nada). Querido Pedro ¿este tu periódico que tanto alabas ya no te mola, ya no es guachi chachi piruli? ¿En qué quedamos? ¿Cuándo es estandarte de democracia y cuando tribuna para insultos? No sé, no sé, es que la Mancha tiene un color especial… A mi me lo dijeron que los directores tenían muy mala leche, que eran todos unos dicteitors (claro que, para poner firmes a los señores y que te hagan caso para que un proyecto salga adelante la democracia nunca funciona). Yo siempre le defendía: Bueno pero es manchego ¿no? (yo y mis bromas surrealistas). Parece que ser manchego es guay por don Quijote pero también tiene el casette su cara B, y es que los que le sacudían por loco no eran leoneses precisamente. Bueno, ahí queda la tontería, porque a los demente en mente (y tiro porque me lleva el riachuelo) hasta hace “poco, poco” se les entendía, de modo que esto atañe hasta alos señores de falsificación taiwanesa. ¡Ahí va esa! Bueno, me despido después de tanto ripio… Bueno no, digo uno más y yahtá!: “Aquí te pillo, aquí te mato, y por la mañana me levanto” de tu cama y desaparezco, el amante albanés y bilingüe. ¡Chao!

6 – 6 - 09

2 comentarios:

Ignacio Huerta 12 de junio de 2009, 9:30  

Hace mucho que no mancho este espacio con mis comentarios.Veo que las visitas al blog siguen siendo escasas lo cual es buen síntoma. Espero que seas de los pocos que no han enfangado su dignidad en las archifamosas pocilgas virtuales(vease tuenti y similares).
El tema propuesto en este artículo, personalmente, es bastante punzante. Por una parte,me escuece como la reacción lacera constantemente el cine de Almodovar ( más por moralina que otra cosa).Por otra, una persona con un imaginario como el de "¡Pidro!" tiene otro lado no tan bueno que,en muchas ocasiones, echa por tierra su genio. Sí Pedro, a veces adoleces de poca materia gris. Y es que el peor enemigo de este señor no es la reacción, (ya que a estos aun se les atragantan los últimos logros de Garci) es su propio ego. Sus filmes exhalan un tufo a gran director , y sin embargo, su empecinamiento en escribir los guiones hace que en ocasiones nos congestionemos de "mala educación". Personalmente, aunque he tenido que echar mano del pañuelo en algunas de sus últimas cintas, jamás podré ser alergico al autor de "¡Qué he hecho yo para merecer esto!".
Sobre su nombramiento como doctor horroris, ya sabes que en este país se accede más fácilmente a esta distinción que a una beca erasmus.
PD: No es un emperador chino, es que el niño lama se ha hecho agnóstico y, o se presenta un candidato para suplirle, o la iglesia budista se va al carajo.

putativus 20 de junio de 2009, 10:27  

Sí, es cierto: Almodóvar debería dejarse aconsejar a la hora de escribir... Puede llegar a ser demasiado personal (o dicho de otra manera, que llegue a repetirse como buen individuo con ideas personales que no ceja en manifestar).
Creo que la gente que se suma a este blog sabe donde se mete... Aunque cualquier día es Almodóvar el que contesta.
Gracias a que es poca gente la que se mete corre menos peligro mi vida y mi autoridad moral continúa siendo alta (como fue la de Boyero antes de que la liase parda el señor de la Mancha).
Nacho, por favor, continúa deleitándonos con tus entradas y salidas ¡jeje! Un abrazo.

Fdo: El chacho de todo esto.

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP