Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

SYMPATHY FOR MR. VENGEANCE

>> jueves, 25 de junio de 2009

Tenía ganas de escribir sobre esta película, pero me encontraba con el obstáculo de no saber cómo. Me temo no saber por dónde empezar ni si voy a estar acertado en lo primero que se me ocurra. Bueno, podría empezar por el papel del silencio o del sonido que rodea a los protagonistas. Creo que me voy a decantar burlando mis propias decisiones, burlándome a mí (si es que esto es posible y el único azar no es el caos) y empezando por el tratamiento de imagen. No, creo que tampoco (esto no es premeditado aunque puede que me guste llevar esto por el camino de la incorrección de estructura. No sé, creo que sabía que no podía escribir esto y aún así lo estoy haciendo. Cosas que me asaltan a la cabeza: ciertas imágenes, como la de la orina que corre por debajo de la comida rápida que se toma impasible un vengador. Esto va de vengadores, de lucha de sentimientos, de control por una ética imposible que lleva al fin a los que tratan de cumplirla. ¿La violencia como algo natural? No, tampoco. Quizás algo visto sin el artesonado que se crea cuando esto trata de representarse, simplemente con las cosas ¿tal y como deberían de suceder si no fuese una película? Creo que hay una obsesión por tratar de ver cosas que nos resultan desagradables como algo que puede contemplarse como lo lógico esperable. Hacer de esto algo artístico, que sea contemplado incluso con… ¿belleza? Imagino que algo de esto hay. Pero el silencio y el estruendo, las imágenes a larga y corta distancia, todo unido. Reconozco que mis medios de visionado no son los de un Home Cinema y por ello todo esto se descuadra de mis posibilidades. Creo que en un cine sabrían cómo modular todo esto sin que a uno le lloren los ojos o sufra por los que tiene alrededor porque no están viendo una película y puede resultar molesto. Las operaciones se quedan en el dibujo de un bisturí y el resto lo imaginamos. El color rojo que tiñe el lago cuando hay un cuerpo que parece formar ya parte cuando fluye con su líquido vital, con su desplazamiento ya incontrolado como una rama quebrada y su desaparición con manto de piedras. Todo esto. Ahora, mis fallos tan estúpidos como confundir a la hermana del sordomudo con su novia terrorista creo que son imperdonables, pues parece que uno arrastra la convención social de la fisonomía asiática común a sus mortales… Quizás sea eso o que no tuve claro quién era la hermana en un principio (eso o que la novia debía de haber follado con él antes para evitar errores de identidad). Aquí se lleva la tragedia griega de las venas abiertas en la bañera como en El Padrino, también estos un poco rencorosos. Y es normal (en el Padrino no, esto ya es otra forma de interpretar la vida con sus distintos roles), porque cuando alguien clava una astilla en tu familia piensas en todo menos en algo así como “por algo lo habrá hecho”. ¡Si conoceré yo a los de mi familia! Bueno, fuera bromas, quiero tratar de explicarme sin desvelar nada y esto supone una imposición al estilo de Jardiel Poncela escribiendo relatos sin utilizar una vocal, etc.
Vaya, miro hacia arriba y veo que ya he escrito algo, que he calentado motores. Vamos a apagarlos ahora convenientemente, que es verano y pueden escacharrarse con una temperatura superior a sus posibilidades.

25 – 6 - 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP