Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

CRÍA CUERVOS… y te harán justicia.

>> miércoles, 16 de septiembre de 2009

¿Los niños se aturden en los rodajes? Seguramente pidan notas explicativas a lo que han oído a los mayores decir, o incluso a ellos mismos, que no saben lo que dicen. Se les convence de esta u otra manera y terminan por mostrar incluso una cara afectada por una situación que les supera en todos los ámbitos.
Ana quiere reconstruir en su mente a su madre, a toda costa, a pesar de que los adultos que crean su nuevo ambiente se empeñen en borrar ese “mal recuerdo que puede trastocar a un niño”. Lo que ellos no saben es que el niño ya está sufriendo, que lo ha comprendido todo y que no quiere sustitutivos de ningún tipo para seguir adelante, que ya lo hacen con “su normalidad”. Recrean lo que ven, hacen de todo una pantomima, se erigen como los verdaderos adultos y parecen de verdad encontrarse en situación para la vida. La canción de Mompou al piano, que recuerda a la madre, la canción “¿Por qué te vas?” que reproduce la niña en el tocadiscos y “¡Ay Maricruz!” que define, junto a ese panel de ilustraciones, a la abuela, quizás en un tercer plano (en el segundo los niños). Los adultos van a sus cosas, no tienen tiempo para comprender la tristeza o la felicidad, tan solo se ocupan (y no preocupan) de que todo marche como se les ha enseñado casi de forma castrense. ¡Pero los niños, los niños nunca podrán ser manejados, los niños tienen la riqueza de su mente! No podemos permitir que esta se desvirtúe, pues es su candidez y es la guía espiritual de un futuro mejor para el mundo. Así, la niña por hacer justicia “les comerá los ojos a los mayores, que tanto han hecho por ella”. ¡Menuda paradoja!

Sésil Démil 16 – 9 – 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP