Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

La visita de Wagner a Pepín Bello

>> miércoles, 23 de diciembre de 2009


José Bello, Pepín Bello para sus amigos y para la posteridad, es uno de los personajes más singulares de nuestra cultura. Uno de los pocos verdaderos Bartlebys que reivindica Vila-Matas: escritores que jamás escribieron una línea. La llegada de un librito de bonitas hechuras, editado por Publicaciones de la Residencia de Estudiantes, firmado por Pepín Bello y titulado Visita de Richard Wagner a Burgos, me hizo pensar por un momento que finalmente se había encontrado algún manuscrito de este hombre que estuvo al lado de Buñuel, García-Lorca o Salvador Dalí en sus años de juventud. Pero no, el mito del Pepín Bello que nunca quiso ser escritor (en contra de la contagiosa gripe actual) se mantiene. Lo que contiene el libro es una carta de unos pocos folios que dirigió a Alfonso Buñuel y el resto es una introducción de ochenta páginas a Pepín Bello y al surrealismo de Andrés Ruiz Tarazona, además de un apéndice sobre Wagner. La carta es una divertida curiosidad, en la que le cuenta al hermano pequeño de Luis Buñuel la visita de Wagner a su casa de Castañares, en Burgos. En la época de la carta, el compositor alemán ya llevaba setenta años muerto, y en realidad nunca llegó a visitar España pese a que Andrés Ruiz Tarazona nos cuenta su querencia por el país y por el teatro de Calderón. En su carta, Pepín Bello nos muestra a un “Ricardo Wagner” que habla un castellano con deje baturro y que resulta entrañable. Unas líneas deliciosamente surrealistas que revelan el ingenio de Pepín Bello y nos devuelven el sabor de unos tiempos en que la literatura, sustentada en sólidos conocimientos culturales, era un juego y una forma de mirar la vida con sentido del humor.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP