Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

ANÁLISIS GEOMÉTRICO

>> sábado, 26 de diciembre de 2009

Por lo visto he tenido suerte. Me han hecho una serie de pruebas de grafología y he resultado el borracho ideal dando positivo. Dibujé un árbol y escribí que acababa de dibujar un árbol. “Es usted una persona positiva, extravertida, que se vuelca con sus sentimientos. Apática y materialista”. Esta segunda parte seguro que es la que falla en todos los casos (tienen que poner un tanto por ciento de tal y de cual para satisfacer a todo el mundo). Cuando los demás reconocieron en mí la primera parte de lo que se juzgaba que era yo, me quité de encima el peso aquel del lector acérrimo de los Horóscopos. ¿Me creí aquello por que me interesaba? No, porque además lo ratificaban mis compañeros. La chica del libro parecía de acuerdo. Creo que regalar a una persona que estudia psicología un libro de esos como diciendo “¡analiza a los amigos que te lo regalan!” no es buen asunto. A la gente no le gusta que los estudiosos para especialistas se pasen de listos y les pongan las arrugas que deben de tener. En este caso, las arrugas denotan carácter. Sabían que yo no era de esos que decía “¡yo no creo en esas cosas!” Parece ser que los artistas tenemos un aura de tolerancia a la que se suben todos los que se encuentran ávidos de comprensión. En la conversación posterior, ya más íntima, descubrí que todavía existen los usurpadores de cuerpos. Hay quien por la ciencia es capaz de ir a buscar fosas comunes y… llevarse a un desconocido a su casa. Si esto fuese cine, todos sentiríamos compasión de este patético personaje de altas notas en sus estudios pero que, aún así, necesita complicarse la vida y profanar tumbas (porque no todo se aprende en la universidad… Claro, acabará en el último piso de un rascacielos abatido por los jefes de policía- que disparan desde abajo-, soltando a la chica y cayendo en picado hasta dejarse ver en su tamaño real ya en el suelo. ¡Qué bonito es King-Kong!
Todo quedaba en su sitio. Luego, otra historia aterradora. ¿Qué les parece la de “La Hora del Lobo” de Bergman?: Una chica llega a su casa y se encuentra con su hermano en el dormitorio. Acaba de llegar de lejos, viene a reencontrarse con la familia. Ella trata de hacer el menor ruido posible, cada vez, cuando decide ir a la cama o levantarse de madrugada para ir al baño. Está su hermano aquí. Duerme cansado de un día de viaje, de un año de intensos trabajos por MOR de la ciencia. Al día siguiente comprueba que lleva muerto desde el día anterior por la tarde. Había pasado la noche con un muerto, con su hermano mayor. Parecía ser una noche que pedía libro de grafología en su comienzo. Todos tenían una historia. Yo no. Yo escribo como vivo la vida, sin saber adonde voy. Si no, dejaría de vivir escribiendo ¿no creen?
La noche no se acababa y tuve que irme para remediarlo. Me senté en mi cama para después sentarme y dormir. Miraba mi habitación. No podía evitar que se llenara de pelos. Estaba harto de recogerlos con los dedos. Apagué la luz esperando un nuevo mañana. Si me muero, no quiero que me entierren en fosa común. Trataré de lograrme una reputación digna para que no haya dudas por parte de mis herederos. He llegado a la conclusión de que, ya que tengo que morirme, debo evitar al menos un futuro incierto.
Escribo pensando que alguna noche llegará alguien y me dirá: “¿Por qué escribes de forma tan automática?” Yo le diré, en primer lugar que esto no es cierto, que no hay nada al azar, y en segundo lugar apelaré a los dedos que se siguen moviendo aunque la mente esté pensando en el anterior párrafo. Nada más.
¿Qué pasaría si pudiese pasar el destino que nunca tuvimos?- se preguntaba Conchita Montes en “La Vida en un Hilo”. Rafael Durán, su pareja en esta, le contestaba en otra titulada “El destino se disculpa”: Haga usted lo que haga, el destino está ahí y no podríamos evitarlo, seríamos cabezones en proseguir con aquella historia que nos empeñamos en interpretar, bien o mal llevada a su estreno. Llegado a este punto, a estas horas de la noche y recordando a un amigo que últimamente está en cada paso que doy o en cualquier tartaleta que saco de la barra de la cafetería, quisiera saber el precio de aquello que no lo tiene y vale más que por el que pagamos. Buenas noches.

19 – 10 – 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP