Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

MARÍA FERNANDA “LA JEREZANA” (ENRIQUE HERREROS, 1946)

>> jueves, 10 de diciembre de 2009




Enrique Herreros (culpable de, entre otros- Jardiel Poncela, Neville, Mihura, De la Iglesia, Tono-, “La Codorniz”), humorista gráfico, ilustrador, deportista, nos regaló dos joyitas cinematográficas: “María Fernanda “La Jerezana” y “La Muralla Feliz”. ¿Por qué no indagó más en el cinema? Pues básicamente porque sus películas no interesaban a la industria. Hay una cierta torpeza (encantadora, por otro lado) a la hora de narra. Esto le da un mayor sentido a la palabra “indagación”, a llevar a cabo una empresa con un solo soplo de viento en sus velas: la ilusión. Y, como no solo de ilusión vive el hombre, claro, se cansó o se cansaron de intentar mover la barca. Hay otro dato curioso: la primera aparición, como figurante, de López Vázquez, cuando era ayudante de dirección.
María Fernanda es, ante todo, una historia misteriosa, algo más que un relato policial. No esperemos el “MacGuffin”, término acuñado por Hitchcock para desarrollar una historia con un elemento que permanece, hasta el momento del desenlace, invisible para el espectador. La historia, es cierto, no consigue mantener una trama de forma hilada, puesto que hay hasta números de baile y cante, situaciones demasiado populares y narración que no está a la altura de lo que el investigador pasivo, es decir, nosotros, exigimos. Nos encontramos cargados de referencias, habría que pensar en la forma de ver del momento, cómo les impresionaba (nunca mejor dicho) las imágenes. Quizá pudo haber también despistado en el momento, pero en todo caso sería, como ya digo, por esa nueva forma de narrar que este señor se sacó de la manga. Hay un eclecticismo agradecido. Seguramente, la experiencia que Herreros tuviera en el campo visual sería también concluyente para poder crear un todo de esta historia. La labor de fotografía, que llena de irrealidad muchos momentos (contrastando con otros demasiado cotidianos, incluso feos cinematográficamente hablando), es admirable. Los elementos rudimentarios del cine (y más los españoles) pudieron empeorar el resultado imaginado en la cabeza de Herreros. Esto sería de mucho suponer, pero por otra parte resulta casi evidente en su propia lógica.
María Fernanda es un intento por hermanar nuestra cultura con la del gran ojo que nos habla de lo que es cine. Ese ojo occidental que impone. Curiosamente, la personas desarraigadas, en su mayor parte judíos, fueron los que pudieron nutrirnos de más puntos de vista, precisamente por esa falta de patria que despersonalizaba ese lugar concreto.
Aquí, como digo, hay un intento de aproximación a aquello que se demandaba, una metamorfosis hacia el cine que imperaba sobre todos, pero la personalidad de Herreros es tan fuerte que acaba por desbaratar cualquier intento incluso de parecido.
Herreros parece imposible de desligar de esa visión ingenua de la vida, de esos niños que no quisieron crecer y navegaban contra todo, que tuvieron la suerte de perdurar (y todavía Mingote, ya con noventa años).
¡Vivan!

10 – 12 - 09

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP