Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

RECUENTO

>> martes, 15 de diciembre de 2009

Hay quien dice que el trabajo del artista es una labor hercúlea. Yo, más que hercúlea (porque podría ser también “los trabajos de Persiles y Segismunda”), la considero de Sísifo: un constante subir la roca a la cima para que después baje de nuevo rodando y haya que volver a subirla. Lamentablemente, a nosotros solo se nos enseña esta subida. Respecto a lo del trabajo hercúleo, creo que quien me lo dijo la última vez se refería al transporte de las propias obras hasta la sala de exposiciones. Esta labor de sacar los cachivaches del almacén para llevarlos hasta el foco de luz para dotarlos de la “magia” de obra de arte me parece ya un clásico dentro de todo este subir y volver a bajar para subir la misma roca. De hecho, detalles de conjunto de aquellos cachivaches amontonados me recordaban a los bodegones que nos ponían en segundo curso para pintar. El embalaje: sobre esto hay mucho que decir. Ahora, en esta época de Navidad, creo que retorna a nosotros cierta desmemoria recuperada. ¿O no lo habéis sentido alguna vez al desenvolver las figuritas del belén? Yo me encontrado en esos papeles de periódico noticias perdidas. Ahora, recordamos caras de viejos ministros (tardan en cambiarlos cada vez menos, creo que las carteras las escriben ya con rotulador reversible) o incluso noticias que pudieron ser la bomba y no fueron más que fuego de artificio (o martingala). Encontré cierta crítica hacia cierto personaje una vez, que no voy a decir por educación, pero que me valió más de un disgusto en mi subida hacia la montaña (sigo subiendo, pero me río del tal Sísifo cada vez que me lo encuentro por el camino). ¡Qué poco ojo para los negocios se tiene a veces! Nadie sale perdiendo (quizá el que se ilusionó porque le subieron a los altares y descubrió que lo habían expoliado ya). Hay quien todavía cree en el buen hacer de los periódicos, televisiones y radios, que sustituyen al nefasto marketing (suele acabar en la papelera de la siguiente manzana). Bueno. Voy a decir algo a estos ilusos: ¿Creéis que os hace bien que venga a veros (le hablo también a Velázquez) la tía del pueblo que una vez confundió el Guernica con su bandeja de plata de La Última Cena? Fe es lo que tenéis para la democratización del arte. Puede que tan solo el que haya leído las Metamorfosis de Ovidio comprenda las historias que esconden Los Borrachos, las Hilanderas o La Fragua de Vulcano. ¿Quién lee a Ovidio? Parece que la mitología, como el latín, era clase obligatoria. Ahora pueden decirnos que Ulises, para no sucumbir a las sirenas, no solo se taponó con cera los oídos. El chiste fácil, lo sé. ¿Creéis que con chistes fáciles llegará la comprensión hasta donde la luz eléctrica es todavía un invento del demonio? Bueno, acordaros de destaponaros después TODOS los orificios, porque los hay sordos de nacimiento (o que oyen pero no escuchan o no les interesa). Bueno. Tendré que dar un caramelo a quien vaya a ver tal o cual exposición. Aquí se llaman créditos o algo así. Las reglas del juego son estas. Si no las queréis aceptar, dar la vuelta al tablero para jugar a la oca en vez del parchís.

15 – 12 – 09

2 comentarios:

R. Tourón 15 de diciembre de 2009, 19:14  

Me alegro mucho de no ser el único que recordando ciertos momentos de la tarde recurre a la ironía para evitar la ira... sin comentarios a pesar de estar "haciendo mi comentario"...XD

putativus 16 de diciembre de 2009, 1:55  

Gracias, una vez más, por tu apoyo, Ricardo. Realmente si uno no se toma las cosas así puede caer en la trampa... Y yo cada vez más me comprometo menos.

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP