Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

LA OSCURA ERA DIGITAL

>> domingo, 10 de enero de 2010

La oscura era y ya no es. A la oscura era, que ya no es, le pedí educadamente, desde la mesa del comedor “sal gorda” y claro, no salió.
Sin más preámbulos: El título de este escrito corresponde al de un documental que emitió la segunda cadena de televisión española hace ya un tiempo (y que no quiero imaginar cuando vio la luz originalmente). En él se nos plantea un problema de los de verdad, de los que harían que hasta el señor más malo acabara concienciándose: el almacenamiento, dicho de forma poética, de “nuestros recuerdos” en formato digital, tiene los días contados. Todo lo que hayamos reconvertido a la religión de los ceros y los unos puede perderse definitivamente, quedarnos sin memoria de esta época que dio comienzo en los ochenta, cuando el grupo “Abba” tiraba sus vinilos a la basura y nos presentaba ¡el CD! ¡Guau! Y yo tirando mis cintas y casettes por verlos abocados a su fosilización… Yo, que entonaba salves al señor láser. Yo, que creía en un lector universal que hermanara a pueblos y civilizaciones… Pues bien: Este formato, parece ser, no es ni mucho menos el más seguro. De hecho, es mucho más perecedero que cualquier libro analógico (exento de ácidos, claro… la letra pequeña). A los discos se les calcula una edad de entre treinta y cien años. No más. Las lecturas electrónicas pueden acabar convirtiéndose en códigos numéricos indescifrables, auténticos dispositivos inútiles. De este modo, dentro de poco lo que considerábamos la salvación de la humanidad se convertiría en chatarra. Obviamente, todo esto no es más que un juego de mercado, una constante evolución en busca de un la solución perfecta que esclavice a los consumidores, que les obligue a renovarse o a morir. O todos… o la… al río. Yo por si acaso, ya voy haciendo copias en papel de mis trabajos. Acabaré imprimiendo también los fotogramas de las películas para hacer un mega-álbum que, pasado a gran velocidad, parezcan una narración lógica visual. En cuanto a la música de las mismas… Al sonido. Estoy pensando en el cine mudo ¡el partido que se le puede seguir sacando! Bueno, pues eso, preparaos para el próximo acontecimiento planetario, que uno ya se está curando en salud. ¡Y no descarto ir a donde sea y obtener una réplica de la piedra roseta para utilizarla como calculadora!

10 – 1 – 10

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP