Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

SOLO SÉ QUE EXISTO PORQUE NO SÉ NADA (AUNQUE PIENSO)

>> lunes, 25 de enero de 2010

En esta colaboración de Sócrates con Descartes (contra su voluntad) he querido reflejar mi incertidumbre constante a lo que peligrosamente dejo escrito. Cuando uno se embarca en la reconstrucción de un objetivo corre el riesgo de equivocarse. Las palabras son demasiado peligrosas en cuanto a la responsabilidad que conllevan. Desconozco las correctas combinaciones para su uso correcto y además me atrevo a aparentar que estoy en disposición de emplearlas. No en vano, hay un propósito que nunca será el final: dar por sentadas ciertas apreciaciones que se creen valiosas para su conocimiento. Opinar nunca está de más, pero no hemos de olvidar que no hay peor censor que uno mismo. Los textos se presentan como realidades inestables y susceptibles de perpetuidad para quien los concibe. Hay mentes lúcidas que nunca vuelven a tocar textos de la juventud, época esta dada a las confusiones. Aquellos que despuntan desde edad temprana y son consagrados son en número mayor de lo que creemos. Dependemos del concepto que tengamos para la designación de “superdotado”. Hay quien habla de personas con sensibilidad superior a la normal, de mentalidades inquietas y visionarias… en fin. E incluso estos pueden renegar de lo que un día fue aceptado por la sociedad como válido. ¿Por qué uno no puede escribir sobre algo sin miedo a tener que corregirlo siete veces más? Claro, si todos pensáramos en esta inestabilidad nunca nos pondríamos manos a la obra… Nos consideraríamos “no válidos” o “no dignos” para tal o cual tarea. ¡Tantas cosas que no se habrán hecho por pensar excesivamente! Constantemente me autodestruyo, juego al canibalismo con mi propia persona: reviso y elimino, descontextualizo algo que después no sé ubicar. Pierdo mi propia pista, aquello que quise decir. Por esto y otras cosas más, temo llegar a perder “este pasado elaborado con un tiempo que me empeño en destruir”, llegar a un momento en que nada más pueda crear y lo que me quede detrás “no exista” (metafóricamente hablando). ¿Cuándo olvidar el pasado? ¿Cuándo dejar a “los muertos” en paz? Solo sé gritar en esta escritura sin sonido, tener oídos pero no boca. Receptar información sin poder transmitir. A esto he llegado y aún me queda una pregunta peor: ¿Algún día llegaré a escribir “correctamente”?
25 – 1 - 10

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP