Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

A TÍ

>> jueves, 4 de marzo de 2010

Ecos de una vieja mandolina
Prometedoras canciones del pasado
alegres y virtuosas
Vibrantes cuerdas de resonante eco
Así roncamente me llegaba
una historia de conocido desconcierto

La escuchaba cada vez menos lejana
la clara explicación, la dulce letanía
Siempre dormido, desprovisto de atención sincera
sabía que por fin, su partitura llegaría.

Por fin puedo conocer el rostro de la guitarrista
La canción parecía terminada
Su cara y su sonrisa
rompieron el papel pautado
Pero, los dedos todavía se movían
en este concierto inacabado.


A la guitarrista
del “Romance anónimo”

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP