Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

EL NOVENO DÍA

>> martes, 13 de julio de 2010

Desde arriba, en su habitación, ella escuchaba todas las noches las fiestas organizadas en la vieja cervecería: Gritos, canciones soeces, golpes con y contra cualquier cosa… Y, sobre todo, aquellas risas que producían unas voces casi inhumanas. Acurrucada contra la cabecera de la cama, con la tenue luz de una vela, deseaba que todo aquello no cesase, que continuara hasta el día siguiente. Mas, esto nunca sucedía. Llegaba un momento en la noche, sobre las tres de la madrugada, en que todo parecía volver a una inquietante normalidad. Entonces, unos pies comenzaban a subir las escaleras hacia este piso primero. Con los golpes, la luz de la vela acababa extinguiéndose y, una silueta en el marco de la puerta aparecía. No lo suficientemente borracho como para no saber lo que hacía, este ser se precipitaba sobre ella pero nunca podía hacer nada más allá de manosear aquel joven cuerpo que tenía debajo. Esto vino sucediendo durante una semana. Al octavo día, el individuo prometió que el noveno no vendría borracho. El perro que tenía atado debajo de la cama se había rebelado en todos aquellos momentos, ladrando contra aquella voz, contra aquella amenaza que percibía desde su posición. Ella temía que lo descubrieran y echaran de la casa. Había venido siguiendo un hueso tras el carro en el que la llevaban a la ciudad para trabajar de camarera en el local de su tío. Este conocía lo que de su sobrina hacía uno de sus clientes todas las noches, pero nada decía porque este era uno de sus mejores clientes. Al fin y al cabo, casi no la conocía, apenas había podido tomarla cariño. Sus hermanos habían tenido muchos hijos, y entre ellos esta. La había hecho un favor teniéndola en su cervecería; esto era suficiente para tener a su conciencia distraída. Para ella, esto de salir del pueblo para ir a la ciudad a trabajar, vendida por los padres, no lo reconocía como ningún favor para estarle agradecido a un “compra-sobrinos”. Por esto, decidió dar al traste con todo y soltar al perro al noveno día. Como los días anteriores, cuando ella terminó con su trabajo, cerca de la una de la madrugada, subió a su cuarto. Una vez allí, se agachó bajo la cama y liberó de su s cadenas al perro, que no tardó en recordar su agilidad corriendo de aquí a allá por todo el dormitorio. Ella le detuvo y sujetó, al rato, para mirarle frente a frente, sujeta la cabeza con sus dos manos. Luego, sacó de su delantal un hueso de cordero rescatado de las mesas de abajo. Lo lanzó en el rincón de la izquierda de la puerta y allí fue presto el perro, quedándose ya tumbado cuando hubo terminado la chuchería, teniéndolo como sitio. Inesperadamente, el ruido ascendente en las escaleras se adelantó aquel día dos horas. “Sería que aquel mal nacido, como había prometido, no ha esperado a emborracharse. Seguro que quería ver mi cara, conocer el quién de la mujer” pensó ella. El perro comenzó a gruñir. La puerta se abrió, ocultando de la visión al perro y apareció un espectro nuevamente. El perro se lanzó sobre él, comenzando a desgarrar su ropa. Después, llegó a la carne. Los gritos parecían salir de la boca de un niño indefenso. Ella asistió estoica, sin sentir piedad, al dantesco espectáculo. Volvió a encender la vela que, para variar, había vuelto a apagarse. Se levantó de la cama, anduvo hasta el cuerpo y la aproximó al rostro del desangrado. Algo no había ido bien en el plan: el sujeto que allí había era el tío. Una de sus manos se asía a un objeto punzante. Asustada, bajó las escaleras sin saber muy bien a lo que se atenía con esto; abajo, esperaba todas aquellas caras sucias, casi del color de sus barbas, de pie, como esperando aquel momento. Nada de esto. Todos se habían ido tras el incidente. Solo quedaba el otro camarero, que la dijo sin esperar a la pregunta: “Quería quitar el pestillo de tu puerta.”

13 – 7 – 10

2 comentarios:

Meme 13 de julio de 2010, 13:43  

Visceral. Qué bien lo narras todo Javi. Escribes estupendo, esperpéntico. ^^

putativus 13 de julio de 2010, 14:08  

jaja, muchas gracias, Carmen. Tu apoyo me ayuda a seguir escribiendo día a día, que lo sepas!!!

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP