Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

LA CAZA DE LA BALLENA

>> viernes, 17 de septiembre de 2010

Hombres ¡qué rápido olvidáis vuestra infancia!
Después de la caza quedan los huesos.

Ácida sinceridad del joven desencantado
Que reivindica la única y verdadera realidad
La que se esconde bajo la piel del mamífero
Estructura blanca, cárcel de Jonás
Aprisionado en la dureza, ocultado por lo tierno
Capota opaca, la del color negro

Esperas los días del arpón certero
sin saber que serás expulsado
Brotarás, en lo alto, del surtidor
bailando sobre el agua y bajo el aguacero
La ves, en su forma circular
y ya no te asusta tu celda de agujero
¡Oscuridad de impenetrable inexistencia!
¿Qué dimensiones tiene el vacío?
Te ríes al creer que ya no volverás a entrar
Eres joven ¡y te crees viejo!


Cetáceo que sonríes con tu dentadura
Eres como el más suave de los truenos
y engulles, cuando crees que estás bebiendo
¿Tienen derecho a beber los peces
y los otros hijos de la mar?
¡Encarcelas con tus huesos
que nada tiene nada que ocultar!
Ahí es donde se ahogan mejor los presos…
Por eso y por nada más,
eres tú cárcel y carcelero

¿Se acuerda alguien de los engullidos?
¿Son muertos o son vivos?
¿Cuándo saldrán?



Tras la etapa oscura
algunos resurgen
fortalecidos
y otros, destrozados
…Más les valía
haberse quedado dentro

Son jóvenes de pelo blanco
que ya no volverán a nadar
ni se fiarán de una sonrisa
envejecidos prematuramente
Amargados por su sabiduría
Volverán tarde…
Los veréis con el crepúsculo
retornar a sus hogares
Viejos marinos terrestres
olvidados del azul del mar
y del cielo.

Pero,
no os fiéis:
Los arponeros
no son los liberadores
sino aquellos que se resisten
a ser encarcelados

Y, en cuanto a la ballena,
nunca ha existido.
La oscuridad
no precisa de ellas…
¡es la luz quien las inventa!


4 – 8 – 10

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP