Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

SUPLEMENTO DE EL CULTURAL. PROS Y CONTRAS

>> viernes, 22 de octubre de 2010

Tras realizar esta lectura reflexiva acerca de la situación actual del Arte en España, creo que no debo ocultar cierto pesimismo como conclusión hacia lo extraído.
Estos mismos problemas surgidos de las opiniones de artistas, críticos, profesores, son viejos conocidos respecto a lo que, año tras año, he venido recopilando dentro de mi propia investigación como estudiante expectante de futuro. Año tras año, esta realidad va tomando una posición más cercana, pues a medida que uno va finalizando los estudios siente que aquello que tarde o temprano será una realidad, va conformándose como problema-real-práctico. Tras estos cinco años de carrera, no he conseguido encontrar una voz posible con la que atacar al problema de frente. Los buenos profesores en lugar de darme las respuestas, me han generado más preguntas. ¿Debemos resignarnos a asumir la particularidad de una España que se mira al ombligo en lugar de aprender de otros países? No hay duda que esa concepción del “genio” que no necesita de los estudios para demostrar lo que lleva dentro se encuentra más generalizada de lo que creemos. No obstante, la clave misma de los estudios se encuentra precisamente en la necesidad de olvidar el ombligo (o, al menos, tratar de dejarlo de lado) para conocer otros ombligos en los que su egolatría es menor. Esto es más recomendable que el despertar de ese sueño que se creía inmortal y encontrarse cara a cara con que el dinosaurio todavía sigue ahí. El artista debe de ser un individuo social, dispuesto a relacionarse con los demás para desbancar ciertas ideas absolutas que parecen resistirse a su propia movilización (evitando obtener como resultado un deambular de las mismas). Conocer para poder hablar con más derecho, para merecer el respeto de los demás. El aislamiento solo produce eso, aislamiento. Se puede vivir como un ermitaño, pero hay que aceptar entonces esas reglas del juego. “Si tengo talento, ellos vendrán a mí sin tener que ser yo el que vaya hasta ellos”. Esto retoma la concepción ególatra antes citada. También es cierto que se puede no ser un ermitaño y, a la vez, no participar de la concepción actual del arte. Hay quien puede haberse quedado enamorado del arte en una de sus etapas pasadas (los museos pueden descubrirnos momentos artísticos que nos cautiven). También cabe la posibilidad del que se sienta capaz de aunar esa concepción anterior con la actual de forma que funcione. Esta podría ser una forma inteligente de actuación. Para eso, hace falta cierta visión para los “negocios”. El no renunciar a nuestra personalidad debe ser lo primero a tener en cuenta. En el momento en que podamos anularnos por otro arte que nada tenga que ver con nosotros, estaremos siendo incoherentes. También resultaría interesante pasar por diversas etapas para encontrar finalmente nuestra propia “medicina”. Lo importante muchas veces es más el viaje que el destino. Al fin y al cabo, Bellas Artes es más una carrera vocacional que una inversión a largo plazo. La experiencia personal, lo que extraemos de una etapa tan interesante como lo es la universitaria, debe de ser una de nuestras metas. Hay quien pueda concebir una carrera como un trámite o un simple título para un plan futuro; lo que encuentro ridículo es emplear cinco años de una vida en algo que no nos estimule ni nos de nada a cambio. Hay casos de personas que comienzan la carrera con una concepción de la misma y salen defraudados, terminándola o abandonándola antes de su conclusión. El tiempo empleado en ella puede desgastar los ánimos, pero ello es señal de que algo no está funcionando (y no me refiero solo a la actitud del alumno).
En cualquier caso, si algo como la enseñanza no nos reporta aprendizaje (o así lo creemos) no debemos seguir jugando a algo que puede volvernos incoherentes (y si lo hacemos, que el propósito sea de dar una oportunidad a poder estar equivocados).

22 – 10 - 10

3 comentarios:

emilio 23 de octubre de 2010, 1:17  

donde encuentro el texto para leer javi?? es que lo estoy buscando pero no lo encuentro, el del suplemento, soy emilio!

Javier Mateo Hidalgo 23 de octubre de 2010, 2:48  

¡Hola Emilio!
Pues nada, tienes que meterte en "Proyectos II" dentro de tu campus virtual, y en el apartado BIBLIOGRAFíAS pincha en EDUCACIÓN ¡y listo! Ahí están los dos textos.

emilio 23 de octubre de 2010, 20:14  

gracias mil javi!! por cierto el proximo dia que te vea tengo varias preguntas que hacerte, me he leido tus textos y me sugieren varios debates interesantes que podiamos tener en la asignatura de "cafeteria" un abrazaco javi!!

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP