Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

LA ERA DE LA JUSTIFICACIÓN

>> jueves, 9 de diciembre de 2010

No puede faltar cada año, en la Facultad de Bellas Artes, una gran exposición de alumnos de fin de carrera. En ella, pueden encontrarse trabajos de lo más variopinto, casi siempre con una seña de identidad: la de los profesores. “Este ha sido el trabajo resultante de cinco años de carrera, en el cual puede comprobarse la idónea aplicación que de las técnicas han hecho los alumnos. Un trabajo bien hecho, supervisado por los profesores, encargados de hacer de sus pupilos unos verdaderos artistas”. Este resultado, esta gran orla de despedida, debería de generar satisfacción en aquellos elegidos para tal causa. “Yo, de entre todos mis compañeros, he sido seleccionado para representar a mi clase, a mi curso, a mi especialización.” Todo esto no son más que justificaciones, parafernalia que no sirve más que de cortina de humo. ¿Qué hay tras todo esto? Yo, lo único que encuentro son elementos de confusión. Para empezar, no creo que todo un trabajo de curso (y no digamos de una carrera) pueda verse reflejado en el resultado de un cuadro, una escultura, un dibujo, un video o una fotografía. Es más, creo que incluso lo que se verá es la mano del profesor que ha seleccionado aquella obra concreta. La escuela del profesor todavía sigue generando obras idénticas de estilo. Puede verse la tendencia academicista del que quiere crear hijos a imagen y semejanza. La firma de un profesor se encuentra en sus hijos pródigos (aunque rebeldes, acaban bajo las faldas del padre). No son más que cobayas, experimentos de laboratorio. Y, aún así, atendiendo a estos argumentos, todavía dicen: “Lo hice por un puñado de créditos, por engrosar el currículum.” No hay excusa más triste que esta. El espíritu creador puede quedar seriamente dañado en estos procesos. Si un individuo no es lo suficientemente fuerte como para sobrevivir a tantos profesores que viven de su propia imposición, puede correr el riego de perder su genuino origen.
Volviendo al resultado total de un proceso: Las aulas de esta magna facultad, permanecen durante todo el curso abiertas a quien desee entrar como oyente (y vidente).
El auténtico resultado se fragua en el día a día de las clases. El “making off” por así decirlo. La obra terminada, puede incluso no decir nada a quien entra para verla, dejando atrás todo lo que la hizo posible. Pueden encontrarse incluso trabajos de diferentes alumnos aunque idénticos en ejecución. Es ese trazo exterminador donde no se aprecia lo digital (la huella del dedo del hombre). Todos aquellos discípulos que se encargaban de las fases engorrosas de los cuadros de sus maestros han pasado al olvido. Ahora, se encuentran ocultos bajo la firma final del maestro, que los utilizaba en su taller para ofrecerles “la oportunidad de colaborar en uno de sus cuadros”. Estando en edad de aprender, debe uno incluso sentirse agradecido por este tipo de oportunidades. Pero todavía queda la fábula del alumno que da una lección al maestro.
El talento, tristemente, ha de pasar por el dificultoso ojo de aguja del mercado, que lo malea como mercancía. La prostitución del arte a la que se refería Baudelaire sigue estando presente, e incluso se justifica como necesaria. Una criba, una selección de material. Evidentemente, un artista prometedor puede quedarse atrás por una mala presentación de dossier. Ahora, estos mecanismos de producción se crean bajo un auspicio real: el de la masa como elemento a descifrar.
En la sociedad occidentalizada en la que nos encontramos, siempre tenemos la necesidad de justificar nuestros actos para que estos sean aceptados por el total ajusticiador. Hay como una especie de arrepentimiento, de “lo hice mal pero quiero explicar por qué”. Da que pensar.

9 – 12 - 10

8 comentarios:

Meme 10 de diciembre de 2010, 7:25  

Completamente de acuerdo Javi... Esa exposición es un caos. Tuvimos que organizarla los alumnos de museología. En mi opinión hay mucho de lo que tu dices, de copias del maestro, de hacerlo por gustar al que califica y electores que lo hacen por rellenar, parece que por decir que han hecho algo. Esa exposición no tiene sentido. No se puede marcar el resultado de una carrera con un solo cuadro, ni marcar un curso con dos representantes, ni por supuesto hacer criba de lo que han sido las vidas de casi 300 personas, cada diciembre de todos los años... Es una fachada que roza nada más y casi araña.

Javier 10 de diciembre de 2010, 15:20  

Gracias por tu aportación, Carmen. Tu voz, como persona que ha participado dentro de este proceso, ayuda a enriquecer todo este ensayo tan problemático.
¡Un beso! De nuevo, gracias a tu fidelidad para con este blog.

R. Tourón 10 de diciembre de 2010, 15:55  

La selección según "criterios de mercado" que ofrecen muchos maestros que el único mercado que han visitado en años es el de Fuencarral-ero (por citar uno entre muchos)...XD

Javier 11 de diciembre de 2010, 2:10  

Lo cierto es que es muy triste que los alumnos se encuentren en manos de personas cuyo concepto de "arte" y de "Mercado" ha quedado obsoleto hace ya tiempo.

Javramser 12 de diciembre de 2010, 18:12  

Tu intención es buena, pero no estoy de acuerdo en casi nada.

Esa exposición no habla de recorrido (a mi me cogieron en tercero, y a Nieves en cuarto)
Quizá haya asignaturas como pintura en las que la criba vaya por donde tú dices, pero en otras (teóricas) no sólo no hay tal criba, sino que en mi caso el profesor no sabía lo que yo iba a presentar, y le daba igual.
Es más, no le gustó demasiado, pero al fin y al cabo él no tenía por qué decidir nada.

Esa exposición es una de las pocas que se hacen de estudiantes como génerico en la facultad, atentar contra ella es agredirnos a nosotros mismos. Deberíamos luchar por más y no por ninguna.

La selección de alumnos, es como todo, uno sí treinta no. Pero no debería significar resquemor alguno a quien se ve fuera. Es una exposición que pasa sin pena ni gloria, que ya no va a tener ni catálogo, y que sólo sirve para poner una línea de CV que tampoco es gran cosa (y más siendo del centro donde estudiaste).
Ahí está, dejémosla estar.

Respecto al montaje de este año, es soso, sosísimo. Y asusta pensar que la poca presencia audiovisual ni siquiera se pone en marcha todas las mañanas (nunca de hecho).
Pero esa es otra historia que la facultad debería hacerse mirar.

A los alumnos/as de museología: entiendo que os haya sido un rollo montarla, y se nota mucho.

"no se puede marcar el resultado por un sólo cuadro"
es evidente, pero no somos nadie y no se va a hacer una exposición a obra completa por alumno(si usted es "alguien" perdón).

Meme 15 de diciembre de 2010, 14:01  

Bueno, yo he dado mi opinión y supongo que no he faltado al respeto a nadie. Creo que no hacía falta ese último comentario sarcástico y de mal gusto según, de nuevo, mi opinión.
El criterio que nos hicieron seguir en museología fue el de organizar una exposición para "los ex-alumnos licenciados el año pasado", así nos dijeron y ya vimos que había incluidos algunos otros que aún estaban en cuarto o en tercero, cosa que no tiene mucho sentido cuando la primera descripción era esa. El proyecto de la exposición se dividió por grupos y cada grupo se pronunció en cómo veía que se debía montar aquella exposición y aquellas obras. Luego se eligió uno de los proyectos. Si el montaje resulta soso, que yo también lo creo, puedes hablarlo con la profesora encargada y en cuanto a que "se nota" que la hemos montado con desgana, en fin, yo no critico cómo harás tú tus trabajos. En mi grupo de diseño hicimos todo lo mejor que pudimos en el poquísimo tiempo que tuvimos para organizar tantas obras caóticas y con algunas nuevas que se agregaron en el último momento y eliminando otras con las que ni aparecieron los artistas...
Lo de la presencia audiovisual también puedes hablarlo con los encargados de la sala, que montada está montada, otra cosa es que la enciendan...
En ningún momento voy a proponer que se haga una exposición a obra completa por alumno, mi comentario era una reflexión personal, no un ataque a ti, ni a los participantes, ni a la facultad, ni a mi misma.

Javramser 15 de diciembre de 2010, 17:33  

Mi intención no era ofender, tan sólo aclarar matices que estaban cayendo en tópicos a velocidades vertiginosas.
Yo no estoy en esa exposición, estuve.

El por qué es falso que sea de fin de licenciatura, es porque son profesores de asignaturas quienes eligen a los alumnos, pero ellos no saben (mientras no sea troncal de quinto) si estás o no estás en quinto, y no les importa.

Lo de la desgana al montarla, sólo puntualicé lo que me produjo mientras la fotografíaba para Nieves.
No es una crítica sino una observación que tú me habías confirmado con tus palabras de antemano.

Y no era sarcasmo, era tal cual sonaba.


No pido perdón porque no creo que haya hecho daño a nadie, pero sí mando un saludo.

Besos y abrazos para todos.

Meme 16 de diciembre de 2010, 0:20  

No te pido perdón, estaba aclarando mi postura. Cada uno tenemos nuestras impresiones, aún así gracias por comentar sobre ello. Zanjado queda.

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP