Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

IDEA DE UN PROGRESO TÉCNICO

>> martes, 25 de enero de 2011



"Hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En él se representa a un ángel que parece como si estuviese a punto de alejarse de algo que le tiene pasmado. Sus ojos están desmesuradamente abiertos, la boca abierta y extendidas las alas. Y este deberá ser el aspecto del ángel de la historia. Ha vuelto el rostro hacia el pasado. Donde a nostros se nos manifiesta una cadena de datos, él ve una catástrofe única que amontona incansablemente ruina sobre ruina, arrojándolas a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero desde el paraíso sopla un huracán que se ha enredado en sus alas y que es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Este huracán le empuja irreteniblemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras que los montones de ruinas crecen ante él hasta el cielo. Ese huracán es lo que nosotros llamamos progreso."

Walter Benjamin - 9° Tesis sobre filosofía de la Historia


(Izda) Imagen de Dresde tras los bombardeos de la II Guerra Mundial (Dcha) Imágen actual tomada desde el mismo lugar

Hay una errónea visión del progreso en nuestros días. Solemos darle un sentido al relacionarlo con el "confort". Esto, sin duda, puede ser progreso, pero un progreso concreto. El término puede ser "Progreso técnico".
Así, por ejemplo, José María de Pereda en "Peñas Arriba" celebraba lo cortos que se le hacían los viajes montado en cuadrúpedo. Quizá ahora, con los medios e transporte de los que disponemos tan avanzados, Pereda hubiese preferido igualmente al cuadrúpedo, pues sin él no hubiera podido escribir su novela. Concebimos el progreso en sentido de avance. nosotros, que siempre vamos aprisa a todas partes, necesitamos ahorrar cada vez más tiempo en nuestras tareas. "Tardar menos". En estos viajes de un punto a otro, queremos que desaparezca ese camino que distancia el sitio en el que nos encontramos con respecto de aquel al que queremos llegar. ¿Dónde queda, entonces, aquellos que disuelve a través de la ventana el ritmo vertiginoso que lleva un tren de alta velocidad? Olvidamos esas "peñas arriba". En el caso del "Camino de Santiago", lo que se busca es una experiencia, un conocer por encontrarse (aparte del sentimiento religioso que se puede profesar en esta "peregrinación" hacia el Santo).
Yo pregunto: ¿Está bien que un avión lleve a diez mil personas a Australia en cuatro horas? también tengo respuesta: depende de lo que vayan a hacer esas personas allí. Si lo que pretenden es devastar Australia, esto no puede considerarse progreso.
En 1945, Richard Peter realizó, durante la II Guerra Mundial, una fotografía de Dresde tras el bombardeo por parte de Inglaterra y EEUU. La instantánea se tomó desde una de las torre del ayuntamiento, tras una de las estatuas. Este ángel contemporáneo que parece observar, con su gesto armonioso, las “ruinas” recientes de un conflicto armado, es el digno testimonio con su mirada presente, en el Dresde actual, de un lugar con memoria donde ahora las praderas verdes sustituyen el recuerdo de unas casas destruidas, de unas vidas aniquiladas. Un momento de la historia que esta presencia pétrea debe seguir recordándonos.
Hemos de tener también en cuenta la "Obsolescencia programada". Y es que Edison, cuando construía su bombilla, buscó los materiales más resistentes con la intención de prolongar la vida de su invento a cien años. Pues bien, después de esto, los encargados de esa "distribución bombillil" han encontrado la forma de hacer que esa longevidad pase de cien años a mil horas. Ha habido, por medio, toda una investigación para lograr encontrar un material de estas características. Resulta, por menos, curioso.
Los avances de la ciencia han sido muy loables, pero también han sufrido su reverso de la moneda. Un avión puede ahorrar tiempo y puede estrellarse. También, por cierto, se ha progresado para matar. Aquí, la bomba atómica, ejemplo prototípico del progreso como barbarie humana. El hombre, muchas veces, no ha querido poner en igualdad de condiciones su idea de progreso y su caterva moral. Esperemos que no llegue a cumplirse la idea de la clonación humana "fantaseada" por Huxley. La oveja Dolly asusta, pero no tanto.
No creo ni que el presente sea malo ni que el pasado haya sido bueno. Simplemente cada época ha tenido sus cosas más y menos interesantes. Un habitante de hace tres siglos vivía en su época y para nada esperaba vivir como en el siglo veintiuno, por ejemplo. Esto sería completamente absurdo. La actualidad es el resultado de la superposición de todas las capas de la historia anterior, nada más. Es, como dice Benjamin, una acumulación de ruinas. Pero, insisto, creo que la "idea de progreso" no debe limitarse a esta falsa idea de confort que se ofrece. Los intereses económicos han llevado a la situación de tener contentos al cliente y al vendedor de bombillas. Por ello, no solo las bombillas duran ahora tan poco. Esta idea del consumir constante ha llevado a que las cosas duren menos tiempo. Ya no hay trajes para toda una vida, como los de nuestros abuelos. Solo quiero creer que esta política de caducidad no se ha extendido hasta los aviones.

25 - 1 - 11

1 comentarios:

Sentido 25 de enero de 2011, 13:36  

Buen comentario al texto de Benjamin. En mi página yo también dedico una entrada comentar el texto desde la perspectiva de la memoria: http://www.aristas.org/sentido/la-aporia-de-un-progreso-sin-memoria

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP