Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

GOYA NO EXISTIÓ

>> sábado, 26 de febrero de 2011

Últimamente, Goya parece estar borrándose a sí mismo. El museo del Prado lo dejó bien claro cuando afirmó, rotundamente, que el cuadro de “El coloso” no era obra suya. Inmediatamente se procedió al descuelgue de la obra para trasladarla a otro lugar. Con ello, se practicaba la política “correcta”. Ya nadie podrá relacionarlo con Goya al no verlo puesto en “su” sala. Yo, entonces, pienso: ¿Hay que borrar verdaderamente esta obra del archivo mental de “Goya”? Tengamos en cuenta que el boceto previo sí era del propio autor. ¿Tendremos entonces que investigar todos los cuadros de taller para averiguar hasta dónde llegó la mano del maestro y dónde empezaba la del pupilo? Pero, por si no tuviésemos bastante, llegan las Pinturas Negras y toda su agria polémica. Se ha dicho que no las pintó Goya y se ha demostrado que fueron retocadas al llegar al Prado. ¡La culpa de todo la tiene la especulación! Cuando se tiró “La Quinta del Sordo”, un individuo inteligente, de nombre Rodolfo Coumont, tuvo la idea de conservar las pinturas que el maestro, “supuestamente”, realizó en las paredes de la casa. Se procedió a una técnica a la última, traspasando la pintura de los muros a telas. En este proceso, se perdería inevitablemente mucho de lo que en un principio había. Estamos hablando del Siglo XIX. En el caso de los “retoques”, tenemos por ejemplo el caso del “Duelo a garrotazos”, en el cual se nos había presentado a los dos personajes hundidos de pies en el fango. Falso. “Quien los pintase”, dejó libres sus extremidades inferiores para una mejor lucha cuerpo a cuerpo. La prueba irrefutable son unas fotografías de época realizadas en su lugar de ubicación original. ¿Qué pasará entonces con referentes cinematográficos de Saura? Pensemos en la recreación de esta misma escena para “Llanto por un bandido”. También, en “Goya en Burdeos” vemos a Paco Rabal como el maestro de Fuendetodos (el parecido es asombroso, uno de los mejores de de la historia del cine que he visto) realizando sus pinturas tal y como han llegado hasta nosotros (esto es, retocadas). ¿Las pintó Goya, entonces, o no? ¡Dime algo, Manuela Mena!
Pero lo más gracioso viene ahora: las pinturas traspasadas trataron de venderlas al “sitio” en el que actualmente se encuentran, siendo rechazadas al no encajar con los cánones del Museo por aquel entonces. Así pues, su periplo fue de lo más entretenido. Zuloaga, por ejemplo, descubrió El Greco en los sótanos de la misma institución, logrando que finalmente fuesen expuestos al ensalzar los valores del pintor griego.
Realmente resulta interesante este debate (y necesario), puesto que lo que más se valora de Goya es esta etapa tan innovadora, y no la de los tapices y los retratos de corte (salvando, por ejemplo, el caso de la Familia de Carlos IV, por su interesante contenido crítico- no olvidemos que la reina lo mantuvo oculto mucho tiempo al descubrir lo que en él se contaba). Los Grabados quedan todavía como verdaderos supervivientes de toda esta escaramuza a favor –o en contra-del arte. ¿Qué importa que una cosa fuese así o asá en su origen? Esta manía de matar leyendas nunca la he comprendido. En mi caso me preocupa porque soy consciente de que hay personas capaces de renegar de algo que antes ha admirado por un simple apunte técnico. Cambian su juicio y dicen: “¡Pues ahora ya no me gusta!”. Otro caso paradigmático de rabiosa contemporaneidad es la reconstrucción de Shakespeare como individuo físico. Muchas veces, nos vamos al autor olvidando la propia obra, cuando creo que debería de suceder lo contrario. A mi parecer, todo esto genera decepciones absurdas, que no conducen a ningún lado. No somos capaces de quedarnos en lo profundo. En este caso, me refiero al que se que se queda mirando al dedo que apunta a la luna, sin ser consciente de la existencia del satélite natural.

Aquí dejo un enlace de interés acerca del tema:

http://marcelodelcampo.blogspot.com/2011/01/un-poco-mas-sobre-las-pinturas-negras.html

26 – 2 – 11

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP