Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

TE VEO MAÑANA EN EL MISMO SITIO

>> martes, 22 de marzo de 2011

Resulta extraño encontrar un papel que diga: "Te veo mañana en el sitio que tú sabes" en una calle cualquiera, a una hora cualquiera. ¿Eres tú el primero que lo ha leído? ¿Serás el último? La gente no tiende a enseñar públicamente cosas tan íntimas. ¿Por qué iba a ser yo el que iba a encontrar ese papel? ¿El emisor sabía que sería yo quien tomaría su mensaje? Entre el infinito número de posibilidades, yo soy ese destinatario-viandante concreto. He sido elegido como portador de una información. ¿Qué representa para mí ese papel? ¿Conozco lo que sucederá mañana? ¿Conozco aquel sitio? No. Entonces, ¿a qué preocuparse?
Resulta extraño entrar en un café al día siguiente y encontrar, en la misma barra, en el trocito de mesa que has escogido aleatoriamente, el mismo papel con el mismo mensaje:"Te veo mañana en el sitio que tú sabes". Parece que nos vamos perfilando como sujeto con derecho a sospechar sobre "alguien" que trama "algo" contra, para, sobre, ti.
Resulta extraño escuchar, tras esta coincidencia que se repite, una voz tras de ti que repite, en el mismo lugar, un día más tarde (pasaron, pues, tres días)la misma cantinela:"Te veo mañana en el sitio que tú sabes".
Ante la desazón, tratas de engañarte pensando: "Hablará a otro" pero no. Ni siquiera puede estar leyendo el papel, repitiendo algo escrito tras de ti, puesto que tú mismo hiciste desaparecer esa misma prueba el día anterior en una papelera cualquiera de un punto cualquiera de la ciudad.
"Date la vuelta. Te estoy hablando a ti. ¿Por qué no me esperaste a quel llegase ayer?"
Era un tipo que no inspiraba ningún temor. Parecía frágil, dispuesto a recibir una bofetada más en la vida. El sujeto inofensivo dijo una gran frase casi sin respirar:
" Las obras artísticas son como marcas o huellas que el artista va dejando. Una mancha negra sobre blanco, como las letras sobre papel de un libro. Estas obras no tienen en sí ningún valor. Serán tan solo las cosas de las que se sirva el fuego si, por un casual, el museo-congelador se incendia. Solo habrá obra si existe el enunciado, si hay alguien observándola."
Después de esta parrafada, dicha con total sentido, asentí dando la razón a quien me hablaba. Después, este me dijo:
"Te acabo de dar una clase teórica. Son quince euros".

1 comentarios:

LOOEPZ 22 de marzo de 2011, 15:01  

Esto es carne de mamut!

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP