Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

EL AMIGO ENIGMA

>> viernes, 22 de julio de 2011

Yo conocí a una persona que comenzó siendo mi amigo y terminó siendo un desconocido. Cuanto más estaba con él, más temor me infundaba. Lo más extraño de todo es que yo quería ser como él, pero a la vez temía llegar a este estrato. Desafiar a todo lo que se moviese sobre la tierra no era fácil, y menos tener las ideas suficientemente claras como para llevarlo a cabo. Él creía en este despojarse de toda vestidura, el evitar cualquier ideología, cualquier pensamiento cálido. Parecía que por él no corría la sangre. Se reía de todo pero no se emocionaba con nada. Tenía sentimientos, eso sí, pero eran tan refinados que, como mucho, quedaban esbozados en una sonrisa. Cuando su cuerpo muriera, moriría él con él. Esto me parecía terrible. No se puede ser tan racional, no se puede estar por encima de todas las cosas. ¿Dónde está la espiritualidad? He aquí al hombre mecánico, a la máquina perfectamente lubricada, con su esperma dispuesto a engendrar frío. Lo malo es que tenía razón, que su lógica era lógica. No podía haberla mejor. Cualquiera se rendía ante sus encantos, y sufría por no poder ser como él. Luego, en casa, alejado de su influencia, esta gente se contentaba sintiendo que todavía atesoraba unos bienes que el otro ya no tenía. Bienes que, para él, ese ser supremo, eran losas, baches para llegar a una libertad sin condiciones. Él era libre, solo se tenía a sí mismo. Él era el fin. Por eso, ya no soy su amigo.

10 – 10 - 11

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP