Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

John Cage: 4 ´ 33 ´´

>> lunes, 12 de septiembre de 2011



Ante nuestros ojos, la portada de la edición Peters para los 4´ 33 ´´ de John Cage. ¿Qué encontraremos en esta partitura al abrirla? Pentagramas vacíos. Los cuatro minutos treinta y tres segundos son en realidad muchas partituras para ese mismo tiempo. En ese mismo silencio podemos encontrar diferentes atmósferas según los lugares donde "no se ejecuten". Cage revolucionó el panorama musical del siglo XX con sus postulados teóricos. Él defendía que la música estaba en cualquier lugar, que nunca había silencio verdaderamente. Incluso recluyéndonos en una habitación nosotros solos, siempre escucharemos- si estamos verdaderamente concentrados, guardando la disciplina del tratar "no ser", como el bueno de Bartleby el escribiente- el sonido del palpitar de nuestro corazón, la sangre fluyendo dentro de nosotros. Mientras vivamos, nunca conoceremos el silencio. ¿Quién crea entonces la obra 4´33 ´´? En un primer momento más obvio, el público, al no ser consciente de que lo que va a ocurrir (o, mejor dicho, no va a ocurrir) en el escenario. Ellos son libres de manifestarse en otros sonidos que no sean los propios de su sistema sanguíneo: podrán toser, comentar extrañados, sonreír... Incluso proferir insultos. En la orquesta o ante el piano, nada de esto sucederá para quien se supone es el encargado oficial de representar la obra. El público avisado de antemano - por su cultura o, simplemente, leyendo el programa mientras espera que se alce el telón- se encontrará dentro del juego (o, mejor dicho, conocerá la filosofía musical de Cage).
En materia artística, los campos abiertos por Cage contribuyeron al desarrollo de los happenings y las performances.
Hay sin duda, también, quien interpreta estos ejercicios como bromas de más o menos gusto. Sin querer resultar sacrílego, aquí en España, sin saberlo, artistas de la talla de Tony Leblanc trabajaron en estos asuntos. Su famoso número de la manzana propuso nuevas vías de investigación dentro del humor. Simplemente, tirando por el camino de la economía de medios, se descubrió una forma de jugar con el espectador provocando en él una reflexión no esperada. Tirar la cuarta pared y hacerle participar verdaderamente en aquello que está teniendo lugar. Incluso llegando a delegar en él, intercambiando los papeles.
¡Y creíamos que después del blanco sobre blanco de Málevich ya no había más vida!

12 - 9 - 11


David Tudor interpreta "4 ´33" " de John Cage



Tony Leblanc y la manzana

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP