Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

CON “CH” DE HORCHATA

>> sábado, 15 de octubre de 2011

En la noche oscura acechaba
Un chófer maltrecho
fuera de algo, que era
más que un coche, un cacharro
Llevaba allí desde antes de las ocho
Escuchando, echado hacia delante
Oculto tras un chopo
El sonido de corchos de champanes
Salir descorchados a troche y moche
Difícilmente de botellas de cuello estrecho
Allá no muy lejos, en un rancho chico.

Sopló una racha de aire
Acompañada de un chispeo
De agua, que luego cayó a chorros
Y, al poco, todo eran charcos.
El chófer acabó chapoteando
Olvidando sus chanchullos
Y pronto olvidó porqué estaba allí
Escuchando aquellos chismes
Que eran, casi, chascarrillos.

Debía informar lo que escuchaba
A través del teléfono pinchado
Pero la conexión era tan chusca
Que lo que eran ruidos de corchos
Parecían más bien sonido de chinchetas
Lo cual, no dejaba de resultar chocante
A pesar de que todo era una chapuza

Los invitados bailaban ahora una chacona
Torpemente, como si calzaran chanclas
Y las entrechocaran…
¡Tan empachados y achispados andaban
Del champán y de la chanza
Y, después, se escuchó “El choclo”
“Chan-chan” hacía el tango de boliche
Con “chés” de un Gardel tronchante

El chófer que hacía de encapuchado
Echó a perder el chollo del chanchullo
Y, dándole igual, le dio por chochear
Y entrar en el rancho, con el enemigo gaucho
Tenía hambre, y aunque allí solo había trucha
y salsa sin chipirones, gritó tan pancho
Que quería, por capricho, chocolate con churros

Los allí presentes estuvieron con él charlando
Y les cayó bien, y también a él ellos
Y de nuevo entrechocaron las copas
Y chismorrearon, hasta el final de la noche.



Diseño del poema por LOOEPZ

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP