Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

BEARN O LA SALA DE LAS MUÑECAS

>> miércoles, 18 de abril de 2012




Si hay una película española que pueda recordarnos a la de “El gatopardo” de Visconti, esa es “Bearn o la sala de las muñecas”. Basada en una de las novelas más famosas de la literatura catalana, “Bearn” nos habla del final de una era. La era de la aristocracia del diecinueve. La saga de los Bearn, matrimonio mallorquín de primos hermanos y descendientes de Jaime I, llega a su ocaso. Un mundo arcaico que habla de morir antes de mezclar diferentes sangres para su descendencia (los Bearn se encuentran incapacitados biológicamente para tener hijos). Un mundo de hombres con privilegios sociales que solo saben mirar a un pasado ya inexistente y que esperan el progreso natural para extinguirse. El autor de la novela, Lorenzo Villalonga, perteneció a esta clase social siendo de ello consciente. A diferencia de otros, Villalonga no vivía su existencia encerrado al mundo exterior. Era consciente de que su “raza” tenía los días contados. Por ello, nos presenta un relato plagado de todos estos pros y contras, aderezándolo con toques de humor y de incomparable belleza literaria. “Bearn” es la historia de un mundo antiguo pero a la vez hermoso a su manera. Casi de película. Aquella pareja de viejos terratenientes es testigo de un momento convulso en la historia de la Historia. El advenimiento de la Primera República, la rebeldía de la clase social trabajadora…
Todo esto lo miran con la tranquilidad de dos niños pequeños. La historia que ellos viven en común se encuentra plagada de trampas, engaños, secretos… Y, a pesar de esto, se quieren y desean pasar juntos sus últimos días de existencia.
La historia tendrá como narrador-testigo a Juan Mayol, un joven sacerdote que será criado por los Bearn y tendrá que hacerse cargo del testamento a la muerte de estos. Él descubrirá la historia de los escarceos amorosos de don Antonio de Bearn en París con su propia sobrina y sus relaciones con la masonería… Él comenzará a sospechar que puede ser el hijo ilegítimo de este…
El derrocamiento del Antiguo Régimen también se vive en las páginas de la novela italiana de Lampedusa. Incluso podemos encontrar más parecidos: las dos historias se desarrollan en una isla, dentro de un ambiente rural. Se sabe que Villalonga tradujo El Gatopardo al catalán, aunque años después de haber escrito “Bearn”.
En el film de Jaime Chávarri (con el que pasó de hacer un cine de autor a un cine industrial o comercial), hay un cuidado a la hora de tratar la ambientación histórica que evidentemente nos lleva a pensar en la adaptación cinematográfica de “El gatopardo”. Para ello, contó con la colaboración de Gil Parrondo en decoración e Yvonne Blake en vestuario. Los dos, curiosamente, recibieron sendas estatuillas Óscar por su participación en el film “Nicolás y Alejandra” (además, Parrondo volvió a ganarlo por “Patton”). La cuidadosa selección de la música nos lleva a partituras de Mozart, por ejemplo. No obstante, a pesar de resultar en su mayoría eminentemente clásica, la banda sonora recayó bajo la responsabilidad del compositor contemporáneo Francisco Guerrero. El guión fue redactado por Lola Salvador, conocida también por otros trabajos cinematográficos de la talla de “El crimen de Cuenca” o “Las bicicletas son para el verano”. En cuanto a los actores cabe destacar a Fernando Rey (siempre admirable), a Amparo Soler Leal (una de sus mejores interpretaciones), Ángela Molina (en su máximo esplendor), Imanol Arias (que ya había intervenido en películas como “Laberinto de pasiones”) o Alfredo Mayo.
“Bearn o la sala de las muñecas” fue una película producida por Alfredo Matas en el año 1982.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP