Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

EL ÚLTIMO RAFAEL EN EL PRADO

>> sábado, 9 de junio de 2012


Del 12 de junio al 16 de septiembre, El Museo del Louvre y el Museo del Prado -dos de las pinacotecas que poseen más obras de Rafael- nos brindan la oportunidad de ver en Madrid una retrospectiva de este genial artista del Renacimiento.
Contemporáneo de Miguel Ángel Buonarroti o Leonardo da Vinci, Rafael Sanzio formó junto a ellos el triunvirato de maestros renacentistas del Cinquecento por excelencia.
El siglo dieciséis representó uno de los más fructíferos de la Historia del Arte. Sus creadores poseían conocimientos de diversos campos y eran por ello denominados como humanistas. Al igual que Miguel Ángel, más allá de la pintura Rafael poseía conocimientos de arquitectura, residieron en Roma y recibieron el apoyo papal de Julio II. Ambos participaron, con sus diseños,  el la construcción de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Entre los dos artistas había una gran rivalidad. Rafael era consciente de sus limitaciones a la hora de crear obras de la magnitud de las de Miguel Ángel. Su estilo transmitía serenidad al contrario que la terribilitá de Miguel Ángel.
No obstante, es precisamente la diferencia de estilos lo que hace a estos creadores  únicos e inconfundibles.
Entre las obras maestras de Rafael cabe destacar “los desposorios de la Virgen” o “la Escuela de Atenas”.
La exposición del Prado nos ofrece las obras del último periodo del italiano, comprendido entre 1513 a 1520. Además, se incluyen trabajos de sus discípulos, Giulio Romano y Gianfrancesco Penni, hasta 1524. Y es que Rafael logró consolidar uno de los talleres de pintura más grandes que se conocen, reuniendo hasta 50 trabajadores.
Entre las obras de la retrospectiva (entre las que abundan retratos y madonnas) pueden citarse los siguientes títulos: “La visión de Ezequiel”, “La Virgen del pez”, “Baldassare Castiglione”, “La Perla” o “Santa Cecilia” (este último, nunca visto en España). En total, 44 cuadros de caballete y 28 dibujos.
 Muriendo a los 37 años y con una vida nómada (la cual alcanzó su más alta cúspide con la fama lograda en Roma), Rafael logró convertirse en uno de los artistas más influyentes de la Historia, figurando su biografía entre las más eminentes recogidas por Vasari.     

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP