Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

EL INFRANQUEABLE ÁRBOL DORADO

>> sábado, 25 de agosto de 2012




Por: Hugo González Aroca
        Javier Mateo Hidalgo


Todavía no ha caído el último fruto del árbol dorado.
¿Es el crepúsculo el que lo define con este color?
¿Soy yo quien lo ve así por acudir a esta precisa hora?
La manzana, como la gota de agua, busca desprenderse de la rama
pero es precisamente este momento eterno previo a su liberación
lo que condensa el tiempo, reteniéndolo en esta armoniosa agonía.

Un silencio naranja invade este prado revestido por el verano.
He olvidado traer a Faulkner y a Tenessee Williams.
Solo quiero mirar este árbol que consigue hacer retroceder la silueta de mi casa.

Nada acaba cuando algo empieza,
mas el eterno presente sobrevive a las agujas del pasado
y a los relámpagos del futuro.
Y aquí estoy yo, mas en el futuro que en el presente,
mas en el pasado que en el ahora,
aprendiendo a congelar este instante en mi retina.

No te olvido.
Fuiste esperanzador suicidio
nacido de una rama
y culminado bajo la sombra del fulgor dorado.
El sol nuevamente se esconde tras el horizonte
fundiéndose con los trazos de este escrupuloso autorretrato
que asusta tanto como advierte.

¿Qué burla del destino ha conseguido cautivar mis pasos
acercándolos, uno a uno, hasta este cruel oráculo?
 Y justo en ese momento certero
Cuando el hombre vislumbra su apogeo,
La manzana dorada cae del árbol
mientras una perla se desliza
por los inexpresivos surcos de un rostro
que ha asumido su presente más que su futuro
y mucho más que su pasado.

6 comentarios:

Sonia 31 de agosto de 2012, 4:09  

Acabo de descubrir tu blog, estaba callejando por el ciberespacio y al doblar una esquina me lo he encontrado! La fachada envejecida y polvorienda y el interior oscuro con luces misteriosas me han llamado a entrar. "El violinista que nunca supo hacer un vibrato", sólo podías ser tú :)
Me alegro de haberte encontrado, creo que vendré a este rincón de vez en cuando a partir de hoy.
Sonia

Sonia 31 de agosto de 2012, 4:09  

Acabo de descubrir tu blog, estaba callejando por el ciberespacio y al doblar una esquina me lo he encontrado! La fachada envejecida y polvorienda y el interior oscuro con luces misteriosas me han llamado a entrar. "El violinista que nunca supo hacer un vibrato", sólo podías ser tú :)
Me alegro de haberte encontrado, creo que vendré a este rincón de vez en cuando a partir de hoy.
Sonia

nosoydali 2 de septiembre de 2012, 7:57  

¡Hola Sonia! ¡Qué alegría leerte! Acabas de entrar a formar parte del grupo de miembros selectos de mi blog... (nótese la fina ironía) ¡Espero que te guste!

nosoydali 2 de septiembre de 2012, 7:57  

¡Hola Sonia! ¡Qué alegría leerte! Acabas de entrar a formar parte del grupo de miembros selectos de mi blog... (nótese la fina ironía) ¡Espero que te guste!

Hugo 11 de abril de 2013, 5:38  

Muy bueno el relato del abuelo y el nieto.. q dos mundos tan cercanos en el cuerpo y distantes en el espiritu.

Hugo 11 de abril de 2013, 5:39  

Muy bueno el relato del abuelo y el nieto.. q dos mundos tan cercanos en el cuerpo y distantes en el espiritu.

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP