Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

PÁJARO SIN PLUMAS

>> sábado, 25 de agosto de 2012

 


Por: Hugo González Aroca
        Javier Mateo Hidalgo



Y emprendió el vuelo
Mas, no fue un gran vuelo.
Algo inconcluso, difuso
pero atrevido al fin y al cabo.
Yo lo vi, juro que lo vi despegar los pies de su madre tierra
como aquel que rompe su cordón umbilical.

Se mantuvo en el aire un tiempo determinado.
Por un momento pensé que me observaba
pero era ilusorio, no era a mí a quien miraba
si no a su sombra, que se proyectaba en las comisuras de mi retaguardia.
Esta sombra, a veces grande y a veces pequeña
como su arrogancia, como su esperanza,
como su ambición, como aquella triste canción ¿recuerdas?

Pero no era a mí a quien miraba.
Era a su pasado, era a sus recuerdos cubiertos de polvo
del que él se despojaba abatiendo sus brazos.

No fue un gran vuelo, pero esos 20 centímetros de aire
densos, muy densos, extremadamente densos
para un pájaro sin plumas
consiguieron agrietar sus viejas perspectivas.

En las paredes de sus ojos, ahora apuñaladas de ventanas
Se adivinaban paisajes de otros mundos:
De colores aún no catalogados,
de formas vírgenes que no han sido violadas,
de sonidos imperceptibles y a la vez contundentes
que nos hablan del silencio, que nos hablan del silencio,
que nos hablan de palabras impronunciadas.

Y fue justo en este lugar,
dentro de las hendiduras arrogantes como cuchillos en forma de aislantes vidrios
donde este alma inexperta vislumbró la estela de un incierto porvenir.

Yo lo vi, juraría que lo vi, mas no puedo demostrarlo.
Solo podéis fiaros de mis palabras
que ahora también vuelan a 20 centímetros del suelo
junto con la difusa silueta de este pájaro sin plumas.

No fue un gran vuelo, mas fue su vuelo.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP