Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

TRAS LA FIESTA

>> sábado, 15 de septiembre de 2012


Esta noche, ha hecho mucho calor.
Esta noche, me asomé por la ventana
y vi, desnudo, abandonada  la calleja
todavía con los olores recientes
de un agitado día de fiesta.

Por aquella acera de abajo, pasaron
músicos con sus melodías viejas
que pusieron imágenes a nuestros ojos
cerrados ya, embalsamados
por un cansancio pesado como la piedra.

Aún con este calor que nos separaba,
que se interponía entre nuestros cuerpos
como carabina vieja aunque contemporánea,
yo te miraba… aún con mis ojos cerrados
yo te imaginaba también imaginándome
y así intercambiábamos derrotados miradas,
miradas fuertes ¡miradas aún poderosas!

Los efluvios de la noche se colaban
entre las sábanas partidas de la ventana
(que era un lecho que de su corazón exhalaba
alientos vivos de juergas ya muertas):
Subía el olor del vino, subía ya presto el sudor
para unirse al de nuestros cuerpos brillantes
y representar a todo un mar de gente animalizada

Algunos faroles querían dejar de iluminar a estas horas
en las que parece que el frescor vence a la viciada
temperatura veraniega de una isla mediterránea.
Desde nuestra habitación, privilegiadamente céntrica
sonaban ya algunos tímidos repiques de misa diaria
y el asfalto, mojado por una puntual regadera
parecía querer darnos aquella ducha tan esperada.

Algunas cadenetas se han desprendido de los techos celestes
pero la gente todavía se resiste a  salir de sus casas,
de los reductos donde se esconden como si fuesen máscaras.
¿Fue carnaval? Si no… ¡me extrañaría tanta gente disfrazada!
Nosotros salimos afuera sin caretas aunque con muecas,
riéndonos de un mundo extraño, siempre dramático y cómico.
Era lunes, nosotros seguíamos en domingo y el mundo marchaba.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP