Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

DESPERTAR

>> domingo, 28 de octubre de 2012


Dos montañas blancas
pesan sobre mis ojos
y no me permiten abrirlos
(aunque estaría mejor dicho
que son los párpados,
y no ojos, los que
no pueden abrirse)

Hay en la habitación un violín.
Temiendo hacerse daño dentro,
ha escapado de su funda hostil.
Ahora está fuera,  y de polvo lleno.

El silencio
se ha vuelto necio.

¡Habrá que despertarlo
de su letargo!

Ciego, todavía, me levanto
(me salvan los ojos del tacto)
y voy moviendo clavijas
obligándolas a no estar fijas
para despertar, por fin
al prematuramente envejecido violín.

La habitación, que fue negra,
poco a poco torna en otros colores,
y en mis ojos ya no pesan montes.
Están abiertos, del sueño despiertan.  

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP