Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

UNA VACA, UNA ISLA, DOS HOMBRES, UN NIÑO Y UNA MAESTRA

>> domingo, 3 de marzo de 2013


“Cuando salió de casa, la vaca estaba en una isla”.
La frase quedó anotada en el cuaderno de hojas cuadriculadas. El lápiz se había deslizado temeroso sobre la superficie, a pesar de que el niño había hecho todo lo posible por agarrarlo firmemente con su mano. Mientras la frase aparecía ante él, pensaba en lo que estaba escribiendo: “Cuando salió de casa… la vaca estaba en una isla”.
Ahora debían de analizar morfológica y sintácticamente lo que la profesora les había dictado. Pero el niño se había trasladado a otro mundo.

      - Qué te sucede, Luis?
      - No lo entiendo, señorita…  Una vaca en una isla… ¿Cómo pudo llegar hasta allí?
      - Limítate a buscar sujetos, predicados, verbos, etcétera.

¡Los niños siempre tan curiosos! Aquella buena mujer no podía entender lo que a Luis Martínez le rondaba en la cabeza. Parecía como si nunca hubiese sido niña… Y esto resultaba un grave error, puesto que su trabajo consistía no solo en educar, sino en conocer en cierto modo la psicología de aquellos a quienes tenía que enseñar.

      - ¿Si te digo por qué la vaca estaba en una isla, me harás caso y te pondrás a realizar el ejercicio?
      - Sí, señorita…
      - Bueno, verás… La vaca estaba en una isla porque la habían llevado en barca hasta allí…
      - Pero el primer sujeto… es decir, el hombre ése, no podía haber sido… acababa de salir de su   casa…
      - ¿Y quién te ha dicho que fue aquel hombre?
      - ¿Por qué, si no, sale en la frase? ¿El señor ese no tiene ninguna relación con la vaca entonces?
      - No… No la tiene… O bueno, sí, pero indirectamente…
      - Son dos predicados distintos ¿no?
      - Sí, y dos sujetos…
      - ¿La vaca es un sujeto?
      - ¡Claro que sí! Un sujeto animal.
      - ¿La vaca era del señor indirectamente?
      - La vaca pudo ser del señor pero ahora ya no lo era…
      - ¿Y por qué?
      - Pues… porque se la vendió a un amigo…
      - ¿El que la llevó en barca a la isla?
      - Sí…
      - ¿Y por qué ese amigo no aparece en la frase? ¡Es el sujeto más importante!
      - No lo sé… 
      - El complemento circunstancial de lugar, es decir, la isla... ¿Qué pasa ahora con la isla? ¿Estaba desierta?
      - Puede que hubiera más vacas…
      - ¿Y por qué solo vacas? ¿Era una isla vacuna?
      - Había mucho verde,  las vacas se alimentaban de él…
      - ¿Y cuando el verde se acabe?
      - Imagino que volverá el amigo del primer sujeto y se llevará al segundo sujeto y a sus compañeras a otra isla donde haya más pasto…
      - De acuerdo. Creo que lo entiendo.

La maestra volvió a su mesa. Tardó en darse cuenta, pero al final llegó a la conclusión de lo útil de aquel interrogatorio: Su alumno Luis acababa de analizar la frase tal y como ella había pedido… Eso sí, indirectamente.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP