Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

THE LAST CONVERSATION

>> sábado, 27 de abril de 2013


Flotando en la oscuridad de la habitación, dos pares de ojos se observaban, frente a frente, desafiantes.

- ¿Y tú, por qué estás aquí?
- Por tratar de no perder la cordura…
- Ya…
- ¿Y tú?
-  Es una historia muy larga y no me apetece hablar…
-  Pero sí preguntar…
- Sentía curiosidad por oír la voz de la última persona que voy a ver antes de…
- …
- ¿Por qué te has quedado callado?
- Valoro los silencios. Tú valoras los sonidos y yo… yo prefiero disfrutar de estos últimos momentos de calma…
-  ¿Calma? ¿Cómo puedes hablar de calma?
- Necesito creer en ella. Estar en paz conmigo mismo. No deseo creer en aquello que los demás quieren que crea…
- Bueno, pero algo harías al fin y al cabo ¿no?
- Siempre he buscado la tranquilidad. ¿Conoces aquella expresión de “vivir en una balsa de aceite”?
- Algo harías, como yo también…
- ¿Tú decides acaso lo que está bien y lo que no lo está?
- Creo que nadie está en posesión de…
- Sí, hay quien lo cree. Nosotros estamos aquí por ellos.
- Y, sin embargo…
- Calla, por favor. Déjame un momento a solas, como si no estuvieras. No es por ti, entiéndeme. No tengo nada contra ti. No te conozco de nada. Quizás sea yo… Quizás me haya adelantado a mi última voluntad.
- …
- …
- ¿Tú crees en…? Ya sabes, en algo más…
- …
- Tengo miedo. Me asusta pensar que esta oscuridad va a estar siempre conmigo a partir de ahora… Y que ni siquiera voy a tener conciencia para pensarlo…
- …
- Me siento insignificante. No somos nada, un grano de arena en una de tantas playas que…
- ¡Silencio!
- …
- ¿Eres místico?
- Trato de razonar… Sé que es difícil tratar de abarcar aquello que para nosotros resulta inconmensurable… tiene que haber algo… siempre hay algo después. No hay nada finito, siempre hay algo por encima de lo anterior. Somos infinitos.
- ¿De qué sirve perder el tiempo en esas cosas? Buscas algo que nadie te va a poder dar…
- No estoy tan seguro de eso.
- …
- Tengo frío.
- No tiene sentido pensar ni en el pasado ni en el futuro.
- (Sonidos ininteligibles)
- ¿Y ahora qué te pasa?... ¡Compórtate como un hombre!
- Es todo tan absurdo…
- Te contaré algo. Será como un cuento: “Un hombre soñó que un niño le hablaba. Aquel chiquillo no tendría más de seis años pero, a medida que avanzaba en su discurso, el hombre iba notando en él que sus conocimientos iban más allá de lo que él podía saber teniendo más de cuarenta años. El niño fue desvelándole poco a poco los misterios universales del mundo. El hombre escuchaba cómo todas las preguntas que siempre se había hecho iban siendo respondidas una a una. Pero todo sueño tiene su final y el hombre finalmente despertó. ¿Y sabes qué? Había olvidado todo lo que el niño le había dicho.”
- Eso ha sido cruel.
- Yo, al menos, lo veo así.
- …
- Vaya, ahora eres tú quien te has quedado callado…
- Creo que voy entendiendo el sentido de los silencios… Son… muy significativos.
- ¿A qué te refieres?
- Tú generas silencios por tu forma de ser y consigues que los demás, conociéndote, también los creen…
- Tú no me conoces…
- No creo que desee seguir conociéndote.
- No creas que eres mejor que yo…
- …
- ¿Lo oyes? Ya se acercan…
- ...
- Es el sonido de la muerte...
- Nosotros ya estamos muertos. Llevamos muertos desde hace tiempo. Muertos que hablan, pero muertos al fin y al cabo.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP