Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

UNA SONRISA, UNA CONVERSACIÓN PLÁCIDA

>> sábado, 20 de abril de 2013


Soledad en la biblioteca a las cinco de la tarde.
Sobre la mesa, unos cuantos libros de autores clásicos
cuya sabiduría, una vez más, le resulta inútil.
Es tiempo de no pensar en el tiempo que pasa
y, sin embargo ¡cómo se encuentra de presente!
Piensa en un cuerpo que nunca ha visto desnudo,
recuerda una voz que nunca ha oído susurrar,
piensa en lugares que nunca ha recorrido con ella,
y quiere olvidar momentos que todavía no han de suceder.
¿Cuánto significó aquella colección de momentos
que sí tuvieron lugar, estando los dos en ellos?
¿Qué dejaron traslucir de posibles futuros a corto plazo?

¿Una sonrisa, una conversación plácida, puede querer decir algo? 

Es perdonable el error del hombre cuando trata de fabular
porque de esos pequeños instantes imaginarios vive y se regenera.
Cree renacer para después volver a morir. ¡He ahí su desgracia!

Mirar al reloj cada vez tiene menos sentido.
Huele el olor a rancio de los cantos de los volúmenes
e intuye, con ello, un sutil presagio.
Se levanta, se dirige hacia la puerta, dejando a los clásicos olvidados,
olvidando también lo poco que le queda de cívico y de falso hombre.
Se esfuerza por hacer olvidar de su mente algunos versos de Dante
porque ninguno de ellos tiene para él ya sentido.
Ya lo sabe, ya tiene de ello certeza: ella no vendrá,
no acudirá a la cita. De modo que dejemos de soñar, volvamos a casa
y escribamos nuestras torpezas para tratar de no volver a repetirlas…
porque, me temo, volverán a presentarse, como groseras invitadas.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP