Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

“HELP!” (Microrrelato)

>> jueves, 6 de junio de 2013


El otro día, mientras me dirigía al trabajo, un policía se interpuso en mi camino. En un principio, me asusté. Cuando un policía te detiene, aunque tengas la conciencia tranquila, es normal que sospeches de ti mismo. El policía, sin embargo, no parecía seguro de sí mismo. Estaba asustado.
“¡Ayúdeme, por favor! ¡Un hombre me persigue!”
La situación era, cuanto menos, inesperada.
“No sé, usted es policía, debería de saber defenderse ¿no?” le contesté.
“No, yo no soy policía. En realidad, estoy suplantando una personalidad. Un hombre me pagó para que le sustituyese. Somos idénticos.”
La cosa se ponía interesante.
“¿Y por qué le pidió que ocupara su lugar?”

Él contestó: “Está guardando cama. En su última semana de servicio, comenzó a sufrir manía persecutoria…”

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP