Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

Dos poemas amorosos

>> martes, 19 de noviembre de 2013

 AL ALBA

Al alba,
cuando todavía no existe un nuevo día,
todavía,
cuando se confunden sueño y vigilia
creí encontrarte, tú fuiste mi mañana

Al alba
Fueron tus colores los del cielo
Tu blancura la pusieron las nubes
Tus ojos, ese eterno horizonte
Dorado de sol, refulgente de esperanza

Al alba,
Conseguiste que mi primer pensamiento,
Que el primer deseo, la primera sensación,
Fuese, en mi rostro una cálida sonrisa
Sin palabras, todo quedaba dicho…

Al alba
La tierra no produjo ningún sonido
Todo quedó callado, ni la sangre palpitar se oía
Solo una leve brisa, una respiración del viento
Y quise creer que eras tú quien lo decías

Al alba,
Quiero que nunca pase este momento
Que sea toda esta mi única vida
Que la noche nunca llegue, solo tu día
etéreo amanecer, solo tú,
tu nombre… una eterna melodía.





MORENA DE VERDE LUNA

Clepsidra que agotas el tiempo de mis palabras
No permitas que la última de tus gotas caiga
Antes de que hable de ella,
Pues debe de existir antes de mi silencio.

Ella, cuyo rostro de mil colores
Brilla mejor con aquel que le dedicó Lorca.
Morena tú, sí,
Pero morena de verde luna.

Eres tú una misteriosa canción
Que recorre las salas de mi pensamiento
Cuando el sueño no llega.
Tú no caminas sino danzas
Y la luna, que es tu sonrisa,
Permanece aún en el día.

Gitana de puro azabache,
espíritu que nunca descansas,
desconoce la tristeza
el brillo que siempre irradias.

Cruza la orilla del río y acércate,
Necesito olvidar con tu presencia
Aquellas cosas que me mantienen
Sonámbulo en mitad de la noche.
Quiero dormir en tu profundo sueño
Antes de que la última gota caiga.

Morena de verde luna,
No dejes que cese tu melodía.
Acompaña a estas mis palabras
Evitando que no terminen nunca.

Líneas, párrafos, páginas,
Manchas sobre blanco, silencio roto con voces,
Ríos de tinta y de música
Unidas para que siempre exista esta noche.

Solos tú y yo
Olvidada la palabra tiempo
Recuerda las palabras “aquí” y “ahora”
Para que siempre exista este misterio.

Para que este reloj del tiempo
Evite que yo desaparezca.
Contigo existo, contigo soy libre,

Sin ti no quiero ser eterno..

2 comentarios:

Alexandra 20 de noviembre de 2013, 13:45  

Parece que un niño encantado con la luna, luna, que le cantaba romances en un lejano 1927 (¡ay, no pises mi blancor almidonado!) se convirtió en un joven poeta y doctorante del año 2013 :).

nosoydali 21 de noviembre de 2013, 9:01  

¡Ojalá tuviese aunque solo fuera un 10 % del talento de Lorca!

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP