Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

EL SER IMPERFECTO

>> domingo, 9 de febrero de 2014


Esta es la historia del hombre que siempre llegaba tarde porque caminaba con las manos.
El que no sabía decir que "no" con la boca pero "sí" con el brillo de sus ojos.
El que creía ser ya viejo aún sin tener una sola cana.
Una de esas personas a las que convencieron de que ser sensible, atento o detallista era un símbolo de debilidad.
Quiso ser muchos y terminó por no ser ninguno.
Entonces, cuando se creyó perdido, decidió retratarse a sí mismo.
Se pintó la mirada con colores vivos,
compró un sombrero de ala ancha
y recorrió el mundo a la pata coja.
Dejó de flirtear con los callejones sin salida,
rompió con la geometría para trazar nuevos caminos.
Dio la espalda al destino y dejó de provocar a la suerte.

Sólo sabía que la esperaba y que tenía todo el tiempo del mundo.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP