Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

RECORDANDO EL OLVIDO

>> viernes, 7 de marzo de 2014


Avanzando inexorablemente
hacia la pérdida de un pasado
olvidando e idealizando
olores en frascos abiertos
siempre agradables, siempre perecederos,
aún existen algunos de estos momentos
como tableaux vivants
de personas que no se quedaron en sus retratos
fugaces, como instantes enmarcados.

Se sobrevive recordando un trozo de vida
aquel donde se creyó ser siempre feliz.
Proust juega con Jorge Manrique
en una tarde que vuelve amarillo al campo.
No despiertes todavía
continúa siendo fantasma, otra época habitando.

Como un pez multicolor
descansando en la tierra de un camino
respirando su polvo acuático...
esa fue la ventaja de ser niño:
volverse adulto desmemoriado que,
ante ese fallo, vuelve alegres
aquellos lejanos nueve años.

Siempre ese prado amarillo
siempre Proust y siempre el pez
terrestre. Siempre eterno.


2 comentarios:

Amador García Carrasco 18 de febrero de 2015, 2:39  

La nostalgia que deja abierta su ventana oculta. Un maduro poema de un joven poeta.

nosoydali 18 de febrero de 2015, 7:10  

Porque muchas veces necesitamos volver a momentos pasados para recordar viejas sensaciones reconfortantes.

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP