Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

"La violación de Lucrecia", en la Abadía

>> viernes, 20 de junio de 2014








No deja de resultar curioso que a día de hoy el mundo de las letras se siga planteando la siguiente pregunta: ¿Existió realmente Shakespeare? El enigma no resulta del todo descabellado si pensamos en una serie de pruebas que arrojan cierta sombra de duda respecto a lo planteado: Para empezar, no se conserva ni un solo manuscrito de puño y letra del dramaturgo. También se sabe que no concluyó sus estudios elementales debido a una serie de problemas económicos que su familia padecía.
Pero existe, por encima de todas estas cuestiones, una pregunta que no por el hecho de ser menos científica, resulta de menor peso: ¿Cómo es posible que un único autor haya concebido tal número de obras maestras?
Muchos especialistas hablan de Christopher Marlowe como el mejor candidato para solucionar todas estas respuestas. Hombre de vida enigmática, tras trabajar en el servicio secreto de la reina Isabel I de Inglaterra fallece supuestamente en 1593, justo cuando comienza a oírse el nombre del autor de Hamlet.
Pero Shakespeare no tuvo por qué el pseudónimo de un solo escritor en la sombra. Pudo haber más de un posible autor, opción más comprensible ante un legado de obras tan perfectas.
En cualquier caso, no debemos juzgar a la obra por el autor, sino a la obra por sí misma.de su oficio
De todo el repertorio shakesperiano, quizá los trabajos menos conocidos sean aquellos concebidos para no ser interpretados en un escenario, como es el caso de "La violación de Lucrecia".
Esta narración ha acabado sucumbiendo también a lo teatral, adaptándose en forma de monólogo con el fin de darlo a conocer de esta forma tan peculiar, debido al fuerte peso dramático que contiene. Ya en otras ocasiones se han llevado a cabo este tipo de proyectos. Concretamente en España, uno de los más celebrados fue el de "Cinco horas con Mario", novela de Miguel Delibes que acabó representándose en escena debido a su formato fácilmente adaptable. Y es que resulta un auténtico reto para un actor el poder ponerse sobre los hombros este tipo de obras. Y cuando digo ponerse sobre los hombros lo digo con todas sus consecuencias. Igual que Atlas tuvo que soportar el peso del mundo literalmente, que un actor tenga que levantar solo con su presencia una obra de este tipo resulta algo verdaderamente complejo. Si finalmente supera esta prueba, se le coronará con los laureles de su oficio, ganará fama y admiración allá por donde vaya. Será como una bendición, un punto y aparte en su vida, y lo recordará por siempre.
La semana pasada se dio por concluida la representación de "La violación de Lucrecia", tras más de un año de representaciones. Su director, Miguel del Arco, quien en estos momentos se encuentra realizando trabajos teatrales de gran importancia (véase "El misántropo", una versión libre y contemporánea de la obra de Molière llevada a cabo con gran acierto), acertó sin duda con la elección de Nuria Espert para sacar adelante esta adaptación shakesperiana.
Resulta maravilloso que a día de hoy podamos seguir disfrutando del talento de personas de la talla de Espert. Ella representa una de las grandes figuras del teatro español. Espert participó en grandes representaciones que aún hoy se recuerdan, aquellas que cambiaron el concepto que se tenía de teatro aquí en España. Piezas vanguardistas, renovadoras, hasta entonces desconocidas, pudieron ver la luz gracias al sabio criterio de tantas personas comprometidas con la cultura.
Espert es la gran trágica, solo comparable con otras grandes damas de la escena como Margarita Xirgu. Hay quien dice que la tragedia murió con Federico García Lorca. Afortunadamente, aún resisten un puñado de supervivientes que saben rememorarle, sacarlo a escena para recordarnos con su talento lo que representó esa concepción de teatro en el pasado, remontándonos incluso a Sófocles. Debido a este desgarramiento corporal a la Espert al que nos referimos, a este sentir el peso del drama interiormente, puede quien haya que critique cierta sobreactuación. Ante esto, solo podemos decir que el teatro es ante todo ficción y que como tal debe de entenderse. una representación de toda una suerte de elementos abstractos imposibles de transmitir de otro modo. Solo de este modo podría representarse este texto de Shakespeare. Una gran voz que a la vez no es nadie y es muchos. La actriz, en este caso, nos va poco a poco introduciendo en la historia. De la nada lo levanta todo y esto es en verdad digno de alabanza.
Porque no hay cosa más terrible que narrar una historia de estas características mediante la palabra, describiendo las imágenes, haciendo que la mente participe construyendo la historia gracias a todas estas sugerencias. La violación de Lucrecia a manos del general romano Tarquinio, que aprovecha la ausencia del rey etrusco de Roma Colatino para entrar en su casa y sobrepasarse con su mujer. Dicho acto propicia el advenimiento de la República Romana (recordamos otros sucesos como el rapto de Helena, que propició la Guerra de Troya). Esta narración de hechos expuestos tan fríamente nos hace reflexionar acerca de lo que verdaderamente interesaba a Shakespeare a la hora de elegir esta historia: los sentimientos humanos.
Por encima de todos ellos el deseo, que puede provocar un acto violento de estas características. Un deseo aupado por la sensación de poder que alguien puede tener sobre otro. El temor del otro ser puro e indefenso, que solo puede tratar de detener a su agresor mediante las razones de la palabra.

Después, el sentimiento de culpa. Los escrúpulos, la conciencia de que una acción de este tipo puede provocar un daño irreparable. Una acción irreflexiva, fruto de un deseo poderoso y enajenador. Todos estos elementos, inherentes al ser humano y que conforman su historia y la Historia, permanecen vigentes precisamente por eso, porque son universales. Por eso, una historia de estas características continúa resultando impactante, merecedora de prevalecer junto a otros tesoros de nuestra literatura y de nuestro arte.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP