Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

"CARMEN LA DE TRIANA". CUANDO EL CINE ESPAÑOL SE HACÍA EN ALEMANIA

>> domingo, 14 de septiembre de 2014

Carmen la de Triana" de Florián Rey (1938)


Cuando hablamos del patrimonio fílmico español hablamos de un flagrante caso de desatención por parte de las autoridades gubernamentales que ha venido prolongándose desde sus orígenes hasta nuestros días. Si bien es cierto que el cine no se consideró un arte hasta bien entrado el siglo veinte, en nuestro país no comenzaron a tomarse medidas de protección hasta bien entrados los años cincuenta. Con la Fundación de la Filmoteca Española, comenzó todo un periplo de catalogación, preservación y labor de difusión del séptimo arte. No obstante, toda labor positiva en este sentido llegaría tarde, puesto que para entonces gran parte de nuestro legado fílmico se había perdido irremediablemente. Para poder hacerse una idea en cifras, casi el noventa por ciento d nuestro cine mudo está perdido. Y es que el cine, en sus inicios, representaba más un fenómeno de feria que algo digno de ser considerado bello o estético. Por entonces no se tenía noción de que algo de ese tipo pudiese cobrar un valor con el paso de los años.
Si la historia del patrimonio de nuestro cine ha sido más bien atípica, no lo ha sido menos la historia de su producción. Los primeros realizadores fueron más bien aventureros que se embarcaron en empresas peliculeras por poseer tan solo el capital necesario para afrontarlas. En otros casos, se llegaron a realizar apuestas, como aquella de filmar la Pasión de Cristo en una noche a cambio de una paella. En otros casos, cineastas de la categoría de Buñuel pudieron realizar sus películas gracias a coincidencias del destino (su amigo Ramón Acín le prometió producir "Las Hurdes" si le tocaba la lotería, como acabó sucediendo- aunque en la actualidad dicha historia sea igual de sospechosa que la de Orson Welles y el hallazgo de la historia de "La dama de Shangai en el título de una novela en un kiosco).
Con el advenimiento del cine sonoro, en los años treinta, el cine español tenía puesta la mirada en los estudios alemanes, debido a que sus infraestructuras eran infinitamente mejores, además de que contaban con técnicos extraordinarios, por lo que el resultado de sus filmes era envidiable. Así, muchos de nuestros realizadores más sobresalientes, como Florián Rey o Benito Perojo, acudieron a filmar sus proyectos al país germano. Lo que no podían imaginar es que este lugar que les acogía acabaría convirtiéndose en lo que la Historia acabaría considerando como uno de sus capítulos más negros. La revolución nacionalsocialista ya estaba en marcha y el führer acogía a estos españolitos con los brazos abiertos, puesto que sin saberlo se encontraban colaborando con el funcionamiento de su maquinaria.

Imperio Argentina interpreta "Los piconeros" en un fotograma de la película

De este estrafalario encuentro surgieron títulos como "Carmen la de Triana", película que tendría también su versión alemana, realizada al mismo tiempo, ésta por un cineasta alemán. Su intérprete femenina, Imperio Argentina, se encontraba en su máximo esplendor, tras haber triunfado en la España republicana con títulos como "Morena clara" o "Nobleza baturra", además de haber trabajado en los estudios Joinville y haber compartido cartel con Carlos Gardel en "Melodía del arrabal". Aunque en un principio la intención era rodar una película sobre el personaje de Lola Montes, finalmente se optó por realizar una adaptación de la "Carmen" de Prosper Mérimée. Este francés decimonónico tuvo a bien escribir la historia de una mujer que acabaría convirtiéndose en un mito español. Paradójicamente, la visión que el autor tenía de España y de las españolas se encontraba bastante tergiversado por su propio desconocimiento hacia el país, por lo que esta novela acaba presentando un lugar y unos personajes mágicos irreales e ideales, típicos y tópicos. Esta concepción de "lo español" ha continuado difundiéndose por otros autores extranjeros hasta nuestros días, por lo que la idea de nuestro país ha acabado convirtiéndose en algo falso y exótico.
Esta versión española de una novela francesa adaptada en Alemania dio lugar a una curiosa historia que hoy en día se observa con curiosidad arqueológica. esta Andalucía de cartón piedra ha sido referente de numerosos estudios en el campo de la Historia del cine y, como ya hemos dicho al principio, la desatención por parte de quienes deberían encargarse de salvaguardar la Historia del séptimo Arte provocó que llegara hasta nuestros días, sí, pero en pésimas condiciones. Ni siquiera se conservaba el original y la copia existente hasta hace poco tiempo se encontraba rayada por el número de veces que fue utilizada sin las debidas medidas de conservación.

Tres fotogramas de Penélope Cruz recreando una escena de "Carmen la de Triana" en "La niña de tus ojos" de Fernando Trueba (1998)


Afortunadamente, este año se produjo un pequeño milagro: Enrique Cerezo, productor cinematográfico y poseedor de buena parte de los derechos de las películas de nuestro cine, tuvo a bien restaurar gran parte de su colección para editarla posteriormente en DVD, para gozo de los amantes del séptimo arte patrio. Ahora sí puede verse esta maravilla casi impoluta, sin apenas presencia de todos aquellos defectos que se fueron acumulando de imagen y sonido. Ahora sí puede compararse en condiciones con aquella otra película de Fernando Trueba, "La niña de tus ojos", inspirada en el rodaje de esta película y en la historia de las producciones españolas en tierras berlinesas.
Sin duda, la recreación del rodaje de la escena en la que "Carmen" interpreta la canción "Los piconeros" a manos de Penélope Cruz sesenta años después, es una de las escenas más memorables de nuestro cine reciente. Un Penélope Cruz, eso sí, que no puede competir ni mucho menos con el talento de la Argentina.


0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP