Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

RELATO A PROPÓSITO DE UNA FOTOGRAFÍA DE JOAN COLOM

>> martes, 14 de octubre de 2014



Sus ojos están abiertos pero ve sin mirar. Para él la realidad no es lo que acontece a su alrededor sino lo que sucede en su interior, que no es sino reflejo de esa realidad a la que se enfrenta día a día: Toda esa urbe gris por industriosa; un mundo pequeño para un ser grande a la par que diminuto. Estos bajos fondos por los que camina en dirección al colegio diariamente son en realidad para él el mejor de los escenarios. Aunque es un niño inquieto, su talento se encuentra desaprovechado, pues vive rodeado de necios que constantemente le hacen olvidar ese diamante que atesora dentro. Su madre ya no está y su padre mejor sería que tampoco estuviera. Prefiere pasar el mayor tiempo posible fuera de casa. Se contenta con las distracciones que le ofrecen las clases en la escuela pública, a la que acude cuando puede (siempre y cuando la tienda que su progenitor regenta se lo permite, pues trabaja en ella como dependiente). Este mundo no le convence, por eso vive de las pocas fantasías que le quedan, aunque la mayoría del tiempo está pensando en sus obligaciones. A veces tiene miedo de no cumplir con lo que se le exige y perder ese plato de comida que, en la fonda que tiene por casa, se le ofrece por el trabajo bien hecho. Hasta los otros compañeros de pupitre que tiene le miran con aires de superioridad, viviendo como ellos viven también en la miseria. Hay que saber tener humildad  , esta es la frase que quizá sepa este niño, sin ser de ello consciente, cuando sus congéneres le tratan como a un apestado. Tarde o temprano, esa justicia de la que hablan en misa (o quizá eso que hace que el mundo se reequilibre cada cierto tiempo) compensa a quien hace bien las cosas, del mismo modo que quien vive en la necedad, el orgullo y el egoísmo con el paso del tiempo va siendo consciente de su error, o la sociedad se lo pone delante, como cuando San Pablo sufrió aquella conversión cayendo de su caballo. ¿Pero entonces por qué este niño, siendo cómo es de admirable, lleva esta vida tan poco acorde a su forma de ser? El mundo es puro desorden y siempre hay quien carga con ese fardo del que otros se desprenden.                 

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP