Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

Grandes olvidados

>> jueves, 8 de septiembre de 2016



Cuando Joaquín Soler Serrano le preguntó al gran Mompou cuál creía que era, de sus obras, la que más se conocía en España, el tímido músico catalán esbozó una leve sonrisa e interpretó su "Sinfonía azul" o, lo que es lo mismo, la famosa sintonía de la Cadena Ser. La "sintonía" de la "sinfonía" hizo que la música callada dejara de serlo para hacerse oír por toda la geografía española. Pero no ha sido el único que merecería, igual que con las bandas sonoras de las películas que usurpan "legalmente" música de otros, un reconocimiento a pie de página. también el pobre Tárrega, ha pasado a ser conocido en los últimos tiempos, como el catapultador sonoro de anuncios de telefonía o de helados. Así, su "Gran vals" se convirtió en el tono de Nokia y en el acompañante de los anuncios de la compañía. Su "Lágrima" ha servido para que Häagen-Dazs ponga a una muchacha disfrutando del dulce de leche "Cream crisp". ¿Dónde quedaron sus "Recuerdos de la Alhambra"? Y es que la televisión en su momento- ahora internet- arrebató a la música de concierto su poder, lo que en su momento hizo el cine también con el teatro, el cual menguó en número de asistentes debido a que muchos se hicieron "cinéfilos".

Muchos de ellos, grandes virtuosistas, tampoco pudieron dejar sus dotes para la posteridad, pues tuvieron la buena y la mala suerte de vivir en el mundo antiguo. Ahora, en la modernidad, hay mejores sistemas de grabación sonora pero ¿a quién le interesa ya las performances de estos grandes genios, como el ya citado Tárrega, Sarasate o Gayarre?
Cuando estuve, hará ya un par de años, en el archivo de la Biblioteca Nacional, un señor con ganas de presumir de su institución, me dijo: "Acabamos de adquirir recientemente unos cilindros de cera en los que se puede escuchar a Tárrega tocando la guitarra". De eso nunca más se supo, hasta que un buen día, por azares rizomáticos, llegué a unos videos en Youtube donde supuestamente se podía escuchar a Tárrega sonorizado en los dichosos cilindros. Este soporte poco podía asegurar la posteridad del intérprete, pues a cada reproducción su material se erosionaba hasta la desaparición del "testimonio".  Los entendidos en la materia, aún así, dejaban todo tipo de comentarios escépticos acerca de que esta grabación fuese verídica.


Por mucho que nos las demos de "chauvinistas", nos cuesta valorar nuestro patrimonio. ¿Y qué hay de esa "El presidio", esa versión española de 1930 que Edgar Neville filmó en Hollywood para la Metro Goldwyn Mayer de la superproducción "The big house"? Ochenta años sin proyectarse en España. Es decir, que para una vez que un cineasta español cruza el charco y le dejan hacer en América algo, nosotros nos hacemos los suecos y preferimos a Bergman. Mientras, ellos (los americanos) ya han sacado un triple DVD con las versiones del film...

Así es... Homo Homini Lupus... o tal vez sería mejor decir "Homo Hispanicus"... etcétera.        





0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP