Portfolio

Visita nuestro Blog de Arte

Maestros de maestros

>> miércoles, 14 de septiembre de 2016


En este fotograma del film documental "You don´t do anything-You let it envolve", realizado en 1992 por Jan Schmidt-Garre, puede observarse al protagonista de la cinta, Sergiu Celidibache, durante una de sus clases magistrales de dirección orquestal. Detrás, el conjunto de alumnos que asistían como oyentes, aspirando a convertirse algún día en un músico de la talla del rumano. Entre ellos, Juan María Esteban, quien siete años después fundaría la Orquesta Amadeus, en la cual yo participaría como violinista, hasta el año 2007. Qué duda cabe de que en ellas conocí la técnica de Celidibache "de la mano" literalmente de mi director musical. Cuando todavía no conocía la figura del que fue durante tantos años titular de la München Philharmoniker, y que posteriormente acabaría admirando, no sólo como director, sino como humanista. Su forma de transmitir su concepción de la música en los testimonios filmados de sus "rehearsals" te hacía sentir, tras el visionado, que aquel día habías aprendido no algo más, sino muchas cosas más, a cada cual más importante, sobre música, filosofía, literatura, Historia e incluso espiritualidad. Su testimonio era el de un sabio, eso sí, con cierto carácter y temperamento, quizá demasiado duro con los que acudían a él como al son de una flauta encantada. Él era reacio a toda grabación, pues consideraba que lo que quedaba ahí registrado era cosa muerta, y como tenía razón de ser y permanecía vivo era en el contexto presente e inmediato. Así es la música, algo inmaterial, imposible de atraparse ni siquiera en un disco. No obstante, para los que no estaban en aquellas clases ni en aquellos auditorios, para todos los que nacimos un poco más tarde, es de agradecer que se conserven estos registros de su "memoria viva". Aún antes de conocer a este maestro de maestros, pude hacerme una idea aproximada de él a través de los ensayos en los que Juan nos enseñó, no sólo a coordinarnos para interpretar un partitura conjuntando nuestros diferentes  instrumentos, sino también qué quería transmitir cada obra, qué había querido dejar reflejado el compositor, o incluso cómo esa música podía convertirse en otros significados presentes en cada una de nuestras vidas. Él también era un humanista, poseía una vasta cultura y, en parte, mi curiosidad musical fue espoleada gracias a él.    

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP